martes, 5 de febrero de 2008

Las 15 dimensiones de la inteligencia emocional rasgo




Según la teoría de la "inteligencia emocional rasgo" (ver Petrides y Furnham, 2001; Petrides, Mavroveli, y Furnham, 2007; Pérez-González, Petrides, y Furnham, 2007), este constructo psicológico se compone de 15 facetas socioemocionales:

-Satisfacción vital o felicidad
-Optimismo
-Autoestima
-Automotivación
-Regulación emocional intrapersonal o autorregulación emocional
-Regulación emocional interpersonal
-Baja impulsividad
-Manejo del estrés
-Competencia social
-Asertividad
-Habilidades de relación
-Expresión emocional
-Percepción emocional (en uno mismo y en los demás)
-Empatía
-Adaptabilidad

56 comentarios:

Simona L. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Simona L. dijo...

Entre las quince dimensiones de la inteligencia emocional rasgo, las que me parecen más importantes son: autoestima, asertividad, manejo del estrés, empatía y adaptabilidad.
Es elegido estas cinco porque me doy cuenta que cada vez más las empresas eligen a sus candidatos valorando estos factores. La autoestima es sin duda la base de las relaciones humanas y de nuestro desarrollo. Es responsable de muchos fracasos y éxitos, ya que una autoestima proporcionada potenciará la capacidad de las personas para desarrollar sus habilidades. Un adecuado grado asertividad permite que las relaciones se desarrollen de manera equilibrada, sin llegar a los excesos debidos a agresividad o pasividad.
La capacidad de manejar el estrés resulta fundamental en la sociedad actual más que nunca, en la cual nos encontramos a diario a gestionar situaciones complicadas: saber moverse en contextos adversos es una habilidad que, por ser muy poco frecuente, se valora mucho.
La empatía es aquella actitud hacia el otro caracterizada por un esfuerzo objetivo y racional de comprensión intelectual de los sentimientos de aquel, excluyendo especialmente todo implicación afectiva personal y todo juicio moral.
También considero relevante la adaptabilidad, es decir la capacidad de aceptar los cambios y adecuarse a ellos sin que eso suponga un trauma, de lugar a estrés o a rechazo. (publicado por SIMONA LUZIO)

Javier dijo...

Las cinco dimensiones de la inteligencia emocional rasgo más importantes son:
Optimismo, empatía, autoestima, habilidades de relación y afectividad.
El optimismo se define como la propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable. Si tenemos en cuenta esto, podemos decir que este rasgo de la inteligencia emocional en una persona es valioso por la disposición de la persona a encarar el futuro de una manera positiva; viendo más éxitos que fracasos en su porvenir por tanto, será capaz de sacar de situaciones o circunstancias desfavorables experiencias de aprendizaje positivas.
La empatía es otro rasgo a tener en cuenta dado que el hecho de ponerse en la piel del otro implica ser capaz de escuchar sin juzgar, dejando a un lado estereotipos o prejuicios que condicionan, en muchas ocasiones, las propias actuaciones o relaciones sociales.
La autoestima es un factor de inteligencia emocional a tener en cuenta en la medida que la persona se va a relacionar con su entorno en función de su autoestima, de la percepción que tiene sobre sí misma y de cómo ve que los demás la valoran. Una persona con una buena autoestima será una persona asertiva que se conoce, se respeta a sí misma y también a los demás.
Las habilidades de relación es otro de los rasgos a destacar en la inteligencia emocional. El ser humano es un ser social con un entramado de relaciones diferentes a lo largo de su vida. Aprender estas habilidades sociales o mejorarlas implicaría una mejor relación con el entorno social del individuo en primer lugar y, en segundo lugar, llevaría a una mejora social a nivel grupal.
Por último la dimensión en la que incidiría sería la afectividad. El ser humano no es una máquina, posee una inteligencia afectiva, una forma de enfrentarse a situaciones y a sí mismo. Tener habilidades para entender la afectividad, expresarla y reconocerla supone un enriquecimiento de la vida personal de la persona y de su entorno.




Ana Pernas Pérez (Orientación en competencias)

Pilar Puig dijo...

Las 5 dimensiones de la inteligencia emocional rasgo que destacaría son la autoestima, la automotivación, la autorregulación emocional, la competencia social y la empatía.
Considero que la autoestima es especialmente importante por ser una capacidad que afecta de manera decisiva a todos los aspectos de nuestra vida. Potencia las demás habilidades de la persona, y por tanto es la base para alcanzar el desarrollo personal y la felicidad. Una buena autoestima nos permite ser más coherentes, encontrar más fácilmente las soluciones para resolver los problemas, tener mayor capacidad de adaptación, mayor confianza en nosotros mismos, mejor capacidad de establecer y mantener relaciones con los demás y por tanto una mayor calidad de vida en general.
La automotivación la considero igualmente importante porqué es indispensable para poder triunfar, tanto en nuestra vida personal como profesional. La persona con alta automotivación puede posponer la satisfacción a corto plazo a cambio de la búsqueda de objetivos a largo plazo más valiosos. Va acompañada de compromiso, dedicación y esfuerzo hacia el camino que hemos elegido, siendo el motor de todo lo que sucede a nuestro alrededor. Nos ayuda a ser más optimistas en la consecución de los objetivos que nos proponemos, a ser más felices, a aumentar nuestra sensación de bienestar y satisfacción personal.
Otra dimensión fundamental es la autorregulación emocional, pues las personas que están dotadas de esta competencia son capaces de controlar los propios impulsos y sentimientos de manera consciente. Pueden permanecen positivos e imperturbables aún en los momentos más críticos, pensando con claridad y permaneciendo equilibrados a pesar de las presiones. Por tanto, contribuye a disminuir el estrés y la ansiedad, repercutiendo en la salud mental, menores niveles de impulsividad, menos consumo de alcohol, tabaco, drogas…
Por otra parte, la competencia social determina la forma en que la persona se relaciona con los demás y por tanto tiene una gran influencia en nuestra vida personal y profesional. Quienes poseen esta competencia manejan bien las relaciones con los demás, saben influenciar y persuadir. Tienen facilidad para establecer relaciones enriquecedoras y sólidas con los demás. Son excelentes negociadores, tienen una gran capacidad para trabajar colaborando en equipo y liderar grupos.
Otra dimensión a destacar es la empatía, pues las personas que tienen esta competencia son capaces de escuchar a los demás, entender sus problemas y motivaciones. Esto les permite anticiparse a sus necesidades y aprovechar las oportunidades que les ofrecen. Suelen tener mucha popularidad y reconocimiento social. Por otra parte la empatía abre paso a otras habilidades sociales que permiten a la persona ajustarse a cualquier situación que se le presente en el día a día.

Nerea dijo...

Dentro de las 15 dimensiones de la inteligencia emocional yo elegiría: Autoestima, dominio del estrés, Habilidades de relación, empatía y adaptabilidad.
En cuanto al autoestima, hay que decir que es un rasgo fundamental para todas las personas. Es importante potenciar el autoestima personal porque solo aceptándote tú, lograrás que los demás te acepten y estarás más segura en todas tus acciones y relaciones.

Dominio del estrés: es una habilidad que en los tiempos que corren es fundamental para tu bienestar emocional. El estrés puede ser positivo o negativo siempre y cuando sepas mantenerlo en equilibrio.Es positivo porque hace que estés más motivado, te sientes más activo e incluso más optimista, pero las exigencias en el mercado laboral y en todos los ámbitos hoy en día, hace que muchas personas y sobretodo las personas con falta de autoestima, sufran de estrés negativo ( cansancio, depresiones, irritabilidad...). Por lo tanto el dominio del estrés potenciará la capacidad de la persona.

Habilidades de relación:imprescindible para trabajar en equipo, para comunicarte de manera correcta con los demás y para conocer tu entorno y el contexto en el que te encuentras.

Empatía: sin duda un rasgo en mi opinicón fundamental, respetar y ponerse en el lugar del otro. Es la intelegencia emocional que más enriquece las relaciones sociales y por ello es imprescindible enseñarla,pontenciará tu nivel personal.

Adaptabilidad: una vez más mencionando los tiempos en los que nos encontramos, la adaptabilidad es fundamental ya que como suele ser definida es la capacidad que tienen las personas para el cambio.
En las empresas es habitual el cambio de puestos dentro de la misma empresa y adaptarte bien, significa éxito profesional.

Paloma Simón dijo...

Las 5 dimensiones que me parecen más importantes dentro de las 15 dimensiones de la inteligencia emocional rasgo son: la empatía, la asertividad, la automotivación, el optimismo y el manejo del estrés.
La empatía: sin duda me parece que es la dimensión más importante, ya que si nonos sabemos poner en el lugar de los demás, en ciertas ocasiones, no podemos profundizar en los sentimientos de la otra persona ni comprenderlos, con lo que nuestra comunicación con los demás se hace fría muy distante y puede producir muchos malentendidos.
La asertividad: otra dimensión indispensable, ya que tan malo es no ponerse en el lugar de los demás como no ser capaz de expresar nuestros sentimientos y nuestro estado de ánimo ante diversos acontecimientos.
La automotivación: es importante que cada persona tenga motivaciones propias para poder llegar a autorrealizarse en su vida. Las automotivaciones pueden ser tanto en planos laborales como personales. Pienso que esta dimensión se tiene que conservar intacta a lo largo de nuestra vida.
El optimismo: diversos estudios muestras que las personas que son optimistas llegan a conseguir antes sus metas personales que las demás. Es bueno encontrar los aspectos positivos a cualquier actividad que estemos desarrollando, a pesar de que no nos guste, para poder sacarla adelante.
El manejo del estrés: no por ser la última para mi es la menos importante. Si no somos capaces de manejar las situaciones de estrés. Si no somos capaces de manejar estas situaciones podemos sufrir tanto dolencias físicas (cólicos estomacales, dolor de articulaciones…) como emocionales ( cambio de carácter…)
No me gustaría terminar sin dar la importancia necesaria a las demás dimensiones de la inteligencia emocional, que son igual de importantes que las que he mencionado en mi post y las que nos van a llevar a un buen funcionamiento físico y psíquico, aunque es muy difícil que una persona pueda abarcar estas 15 dimensiones al completo.
PALOMA SIMÓN RODRÍGUEZ ( Orientación Sociolaboral)

Raquel dijo...

De las quince dimensiones de la inteligencia emocional, las cinco que me parecen más importantes son: el autocontrol o autorregulación emocional, la empatía, la autoestima, la adaptabilidad y la tolerancia al estrés.
En cuanto al autocontrol, es la habilidad para controlar las emociones y los impulsos, de responsabilizarse de los propios actos, de pensar antes de actuar y de evitar juicios prematuros. En el ámbito laboral esta dimensión es fundamental para ser capaces de controlar el estrés y la ansiedad que puede provocar el enfrentarse a determinadas situaciones. Así, saber controlar las emociones implica la capacidad para generar, usar y sentir las emociones que permiten centrar la atención, razonar y comunicar de forma eficaz. Además, considero que este rasgo contribuye, de forma positiva, a la hora de tomar decisiones, resolver conflictos en equipo o crear buenas relaciones sociales.
Por otro lado, la empatía es la capacidad para entender las necesidades, los sentimientos y los problemas de los demás, poniéndose en su lugar y respondiendo correctamente a sus reacciones emocionales. En este sentido, este rasgo es muy valioso ya que las personas empáticas son capaces de escuchar activamente a los demás, anticiparse a sus necesidades y aprovechar las oportunidades que les ofrecen otras personas. Por lo tanto, sólo las personas con este rasgo son capaces de entender a los demás y ponerse en su lugar, lo cual enriquece cualquier relación laboral y es básico a la hora de fomentar el respeto mutuo. Además, este rasgo puede ayudar a las personas a juzgar las reacciones de otros en diferentes situaciones.
También considero fundamental la autoestima ya que las personas que poseen la capacidad de reconocerse a si mismas, de saber cuáles son sus fortalezas y debilidades podrán ser capaces de autovalorarse y valorar a los demás de forma realista. Así, sabrán potenciar aquellas habilidades que poseen en mayor grado, siendo muy positivos y activos en la aportación de ideas y recursos en sus trabajos.
En cuanto a la adaptabilidad, considero que es otra de las dimensiones más importantes de la inteligencia emocional. En el actual mercado de trabajo se valora de forma muy positiva la capacidad de evaluar correctamente la realidad y ajustarse de manera eficiente a nuevas situaciones, así como la habilidad para crear soluciones adecuadas a los problemas diarios y ser flexibles ante la posiblidad de cambios o nuevas situaciones.
Por último, la tolerancia al estrés pienso que es otro de los rasgos más valorados en los departamentos de recursos humanos. En este sentido, dominar el estrés es básico para el desempeño de cualquier actividad, de forma adecuada y eficiente, potenciando al máximo la capacidad de las personas.

Raquel Rodríguez López (Orientación Sociolaboral)

Susana Carrasco dijo...

El término Inteligencia Emocional fue popularizado por Daniel Goleman, con su libro: Emotional Intelligence (Inteligencia Emocional), publicado en 1995, definiéndolo como la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones, en nosotros mismos y en nuestras relaciones. Fuente: Goleman, D. (1996). Inteligencia Emocional. Barcelona: Kairós.

Respecto al ámbito laboral: la conciencia de uno mismo, el identificar qué sentimos, el reconocer un sentimiento mientras ocurre, el conocer nuestras propias emociones y cómo nos afectan; en definitiva, la Percepción Emocional es para mí la principal dimensión de la inteligencia emocional. Quienes conocen mejor sus sentimientos son mejores guías de sus vidas y están más seguros de lo que sienten con respecto a sus decisiones personales, como por ejemplo qué trabajo aceptar.

Automotivación: La propia motivación. El autodominio emocional sirve de base a toda clase de logros, el fijar nuestra atención en metas en lugar de obstáculos (lo que requiere cierta dosis de optimismo y también de autoestima). Las personas que tienen esta capacidad suelen ser más productivas y eficaces en las tareas que inician.

Uno de los problemas fundamentales en el ámbito laboral es la falta de trabajo en equipo, la relación con el grupo de iguales. Por lo tanto, las habilidades para las relaciones interpersonales, sería otra dimensión de la Inteligencia Emocional importante.

La empatía, capacidad que se basa en la autoconciencia emocional, es una habilidad fundamental de las personas. Quienes tienen empatía están mucho más adaptados a las sutiles señales sociales que indican lo que otros necesitan o quieren. Debemos interrelacionarnos con los demás y hacerlo de manera que no causemos conflicto, sino que respetemos los derechos, el sentir de los demás, sus emociones, ideas, saberlos escuchar atentamente. La empatía es importante porque repercute en gran parte de conductas sociales, como compañerismo en el trabajo, relación de pareja, conductas altruistas, amistad, actitud hacia las personas desconocidas.

El Autocontrol nos serviría para manejar las conductas implicadas en situaciones de estrés en el trabajo, manejando los sentimientos para que sean los adecuados, nos serviría para serenarnos, liberarnos de la irritabilidad y la ansiedad excesivas. También nos serviría para prevenir la posible aparición de conductas problemáticas.

Orientación en Competencias
(publicado por SUSANA CARRASCO)

manuela dijo...

Para mí las 5 dimensiones de la inteligencia emocional rasgo más importantes son:
1. La competencia social engloba dimensiones cognitivas y afectivas positivas que se traducen en conductas congruentes. Estos comportamientos hábiles favorecen la adaptación, la percepción de autoeficacia, la aceptación de los otros y los refuerzos agradables, es decir, el bienestar.
2. En la empatía La empatía, por tanto, es la capacidad para ponerse en el lugar del otro. Gracias a la empatía nos adentramos en la realidad personal de los/as demás.
3. Una persona es asertiva si está segura de sí misma, se expresa con claridad, se comporta autoafirmativamente y evita ser ignorado/a por los/as demás. La persona asertiva es capaz de superar obstáculos y de desempeñar su propio papel. La asertividad permite a la persona expresarse libre, directa, sincera y adecuadamente con cualquier interlocutor/a. La asertividad es una habilidad social que refleja la energía vital y lleva a la persona a perseverar hasta conseguir sus metas realistas y positivas.
4. La autoestima supone, desde el conocimiento de las capacidades y flaquezas que se poseen, una aceptación positiva, realista y equilibrada de uno/a mismo/a como requisito para vencer los escollos, enriquecerse personalmente y respetar y experimentar sentimientos favorables hacia los/as demás.
5. La autorregulación emocional creo que es la piedra angular del concepto, ya que de nada sirve reconocer nuestras propias emociones si no podemos manejarlas de forma adaptativa. Por tanto, la autorregulación emocional no sería sino un sistema de control que supervisaría que nuestra experiencia emocional se ajustase a nuestras metas de referencia.
Orientación en Competencias
(publicado por MANUELA CRESPO PÉREZ)

Cristina Burón dijo...

De las 15 dimensiones de la inteligencia emocional rasgo a mi juicio las más importantes son: Autoestima, Automotivacion, Autorregulación, Empatía y Habilidades de relación.
En cuanto a la Autoestima, tal y como ya la definiera Maslow, es un necesidad fundamental que permite a las personas lograr su desarrollo y superación. Sin autoestima difícilmente podremos superarnos, no sólo en el ámbito personal sino también en el profesional.
Mediante la autoestima podemos reconocer en nosotros mismos fortalezas, debilidades, estados de ánimo, impulsos y emociones y podremos determinar como éstos tienen su correspondiente efecto en nuestras relaciones personales y en nuestra profesión. Es necesario que seamos capaces de juzgarnos de forma realista, admitiendo limitaciones y errores propios para ser capaces de superarnos.
En cuanto a la automotivación la considero importante porque nos lleva a estar en continua búsqueda para alcanzar nuestros objetivos, permitiendo que seamos capaces de hacer frente a los posibles problemas que surjan y encontrando soluciones a éstos. Desarrollar esta competencia hará que tengamos un mayor entusiasmo por nuestro trabajo y por lograr metas, con un elevado nivel de compromiso.
La autorregulación es la competencia a través de la cual podemos controlar nuestros impulsos y nuestras emociones, adecuándolos a nuestros objetivos, siendo responsables de nuestros actos y pensando antes de actuar. Sin duda alguna está íntimamente relacionada con el control del estrés, ya que si somos capaces de autorregularnos, podremos evitar esas situaciones de estrés y ansiedad tan perjudiciales y dañinas.
La cuarta de las competencias elegidas es la empatía, esa habilidad para ponernos en los zapatos del otro, de entender sus necesidades, sentimientos y problemas, de forma que podamos responder a sus reacciones emocionales. Las personas empáticas son capaces de escuchar activamente a los demás y entender sus problemas y motivaciones.
Por último las habilidades de relación, esa capacidad para manejar con maestría las relaciones con los demás, saber persuadir e influenciar a los que nos rodean. Esta habilidad es de gran utilidad en el trabajo a la hora de llevar a cabo negociaciones, liderazgo de grupos o gestionar equipos de trabajo.
(Publicado por Cristina Burón)

Erika Pérez Soria dijo...

“Inteligencia Emocional es la capacidad que tiene un individuo de tomar conciencia de sus propias emociones, comprender los sentimientos de los demás, tolerar las presiones y frustraciones, acentuar la capacidad de trabajar en equipo y adoptar una actitud empática y social que lo lleve a abrir las posibilidades de desarrollo personal”
Daniel Goleman

De las quince dimensiones de la inteligencia emocional rasgo, las que, a mi modo de ver y dada la experiencia que he tenido a lo largo de mi trayectoria profesional, son todas muy importantes, son simbióticas y complementarias. Puestos a elegir de entre ellas a cinco, me inclino por:
• La Autoestima.
• Automotivación.
• La Autorregulación emocional.
• Las Habilidades de Relación.
• La Adaptabilidad.

Cada puesto de trabajo, en función de sus responsabilidades, competencias, funciones, tiene asignadas unas características que la persona que opta a su desempeño debe tener desarrolladas.
La Autoestima: es la valoración o actitud personal que tenemos hacia nosotros mismos. Técnicamente es el resultado entre el yo real y el yo ideal. No significa lo que uno es, sino lo que uno cree que es.
Podríamos decir, que la autoestima es nuestra carta de presentación ante la sociedad, una persona con alta autoestima demostrará seguridad, confianza en sí mismo y eso lo trasmitirá, tanto por ejemplo, en su tono de voz, en su lenguaje corporal…
La Automotivación: Esta dimensión está íntimamente ligada con la anterior. Supone, la búsqueda, el reto de alcanzar los objetivos propuestos, y una vez conseguidos, replantear unos nuevos. Se trata de la propia motivación, el afán de superar diferentes retos.
La Autorregulación Emocional: Se trata de regular las propias emociones. Un sistema de control que supervisaría que nuestra experiencia emocional se ajustase a nuestras metas de referencia. Esta competencia también tiene mucho que ver con el manejo del estrés, ya que cuando estamos estresados, las emociones, normalmente afloran y dejamos de pensar racionalmente, una persona que se autorregula, es decir, que tiene la capacidad de controlar las emociones, de cara a determinados puestos de trabajo, con altas responsabilidades es muy valorado.
Las Habilidades de Relación: Se trata de las “habilidades sociales”. El ser humano es un ser social, que vive y se desarrolla en sociedad. La sociedad marca unas normas de conducta que el ser social debe aprender y respetar, normas de convivencia, de educación. La competencia relativa a las habilidades de relación es tan importante o más que cualquiera, ya que es necesaria para que el ser humano pueda interaccionar con sus iguales.
La Adaptabilidad: Se trata de la “habilidad” que determinadas personas tienen para adaptarse a determinados cambios dentro de sus vidas, de sus experiencias profesionales. Normalmente, los cambios, suelen generar momentos de estrés y las personas tardamos un tiempo en acostumbrarnos. Cuanto menos tiempo tardemos en el periodo de adaptación y antes encontremos los puntos positivos de los cambios, mejor se encontrará la persona ante los retos que se le proponen.
(Publicado por Erika Pérez Soria)

Nati Jiménez dijo...

Las personas, emocionalmente, somos el resultado de todas estas dimensiones de la inteligencia emocional. Todas ellas se interrelacionan, en mayor o menor medida, y configuran nuestra personalidad. Por ello es difícil analizarlas de manera aislada y destacar algunas sobre otras. De hecho, cada una de ellas nos aporta unas cualidades dependiendo del grado en que poseamos las otras dimensiones. Por ello destacaré las que considero más genéricas.
Aunque todas influyen en todos los ámbitos de la personalidad, algunas de las dimensiones de la inteligencia emocional afectan más a la relación con los demás, otras influyen más en el autoconcepto y otras, de manera más amplia, afectan a nuestra conducta y actitud ante la vida.
Así, de las que afectan más a la relación con los demás seleccionaría la empatía, que nos permitirá una mejor adaptabilidad y expresión emocional.
De las que afectan a nuestro propio autoconcepto, considero que la más importante es la autoestima. Se trata de una dimensión que está en la base de todas las demás.
Otras dimensiones son referentes, objetivos a los que hemos de aspirar. De estas destacaría la asertividad y la satisfacción vital o felicidad. Para poder llegar a ser personas asertivas debemos dotarnos de competencia social y habilidades de relación, así como controlar la impulsividad. En cuanto a la satisfacción vital o felicidad, es la causa y el efecto de las otras dimensiones por lo que debería ser nuestro principal objetivo.
Por último, el que considero más general porque conlleva un mayor control emocional es la regulación emocional intrapersonal o autorregulación emocional. Poseer esta dimensión implica una elevada capacidad de regulación emocional interpersonal, de percepción emocional (en uno mismo y en los demás) y manejo del estrés.

Raúl González García dijo...

Las cinco facetas socioemocionales que considero más importantes son el optimismo, la autoestima, la automotivación, la competencia social y la adaptabilidad. Las tres primeras permiten a la persona vivir agusto consigo misma y configurar su propia vida y su futuro, mientras que las dos últimas le permiten relacionarse con su entrono social de manera adecuada y en armonía. Las escojo porque todas ellas son facetas emocionales muy generales, que movilizan diversas habilidades y abarcan muchos aspectos de la vida de las personas. No ocurre lo mismo con otras facetas que, aún siendo muy importantes, son más concretas y se manifiestan de manera más puntual, como la asertividad, el manejo del estrés o la baja impulsividad. También son las que me han resultado más útiles y satisfactorias desde el punto de vista personal.
El optimismo es una actitud que nos hace interpretar el mundo, los acontecimientos que nos suceden y las acciones que llevamos a cabo de manera positiva, es decir, que interpretamos los hechos desde la convicción de que todo va a ir a mejor. Esto influye automáticamente en el resto de facetas, afectando a la visión de nosotros mismos (autoestima), a la estimación de nuestras posibilidades (automotivación) y a nuestra relación con nuestro entorno social.
La autoestima es fundamental para poder sentirse bien con uno mismo y para poder disfrutar de las relaciones con los demás. Una baja autoestima genera estrés y produce una inseguridad que dificulta el desarrollo de algunas habilidades emocionales (asertividad, regulación emocional, control de impulsos, etc…).
La automotivación es una faceta emocional que influye de manera decisiva nuestras vidas, ya que de ella depende el que seamos capaces de emprender los cambios necesarios para tener la vida que queramos o no. La falta de esta faceta impide la realización de objetivos a largo plazo, lo cual genera frustración e insatisfacción vital.
La competencia social es fundamental para poder relacionarse con los demás, generar respuestas socioemocionales adecuadas y vivir en armonía con el entorno, al permitirnos manifestar nuestra opinión (asertividad), sin caer en la agresividad (control de la impulsividad), ni sintiendo inseguridad para expresarla (baja autoestima). Por otro lado, es imposible desarrollar esta faceta sin haber desarrollado empatía.
Por último, la adaptabilidad es una faceta muy general, que nos permite la flexibilidad necesaria para poder modificar nuestras respuestas en un mundo continuamente cambiante. Sin esta última faceta, nuestras respuestas se quedarían obsoletas tan pronto como se produjesen cambios en nuestro entorno.


Raúl González (Orientación en competencias)

Elixabet Almandoz dijo...

Las 5 dimensiones que he elegido como las más importantes son las siguientes: adaptabilidad, automotivación, satisfacción vital o felicidad, habilidades de relación y percepción emocional. Aún así, igual de importante es contar con cualquier otra dimensión, ya que todas son parte de la Inteligencia Emocional rasgo.
Para comenzar, tener la capacidad de poder adaptarse con facilidad a una sociedad cada vez más cambiante y además a una velocidad mayor, es muy importante. Si contamos con esta capacidad, se consigue realizar las labores correctamente y se adquieren cada vez mayores responsabilidades. Además, es más difícil estresarse, porque al adaptarnos a cualquier situación, siempre contaremos con la sensación de que está todo bajo control, lo cual hace que desaparezcan los signos del estrés.
La capacidad de motivarse a uno mismo ayuda a realizar actividades, trabajos, deberes,… Facilita la consecución de los objetivos tanto personales como profesionales, lo cual hace que siempre vayamos hacia delante. Si esperamos a que otros nos guíen, no siempre conseguiremos los logros que tenemos en mente, por lo que es más satisfactorio actuar por uno mismo.
En cuanto a la habilidad de la satisfacción vital o felicidad, podemos afirmar que poseer una actitud optimista, igual que la motivación, ayuda a actuar en la vida de manera constructiva. La persona es más activa cuando se encuentra satisfecho consigo misma.
En la sociedad actual, uno debe relacionarse con los demás, por lo que contar con las habilidades para ello, es decir, con las habilidades de relación, es importante. Esta habilidad encuadra las habilidades de comunicación, de escucha, de saber estar, de empatía,… todas aquellas habilidades que facilitan las relaciones interpersonales. Hoy en día la mayoría de los trabajos exigen además de conocimientos y competencias técnicas, un nivel de competencias sociales y emocionales que afirmen que el trabajador es capaz de trabajar en equipo o de resolver conflictos interpersonales.
Y una última dimensión a destacar será la de contar con una percepción emocional. Cada vez más, en todo tipo de trabajo se valoran las emociones, ya que son lo que diferencian a las personas, y a su vez, las personas son las que hacen una organización diferente a otra. Las personas que cuentan con una percepción emocional, saben actuar de la manera que corresponde con las demás personas, puesto que reconocen cómo se encuentran emocionalmente tanto ellas como las de su alrededor. (publicado por Elixabet Almandoz; Orientación en Competencias)

Adela dijo...

Prueba de Evaluación. Programa modular UNED.Respuesta
Una vivencia satisfactoria de las emociones, resulta imprescindible para nuestro desarrollo personal e intelectual, muchos de los problemas con los que nos encontramos, tienen su base en un conocimiento y un control deficitario de los aspectos que componen la Inteligencia Emocional y en especial del escaso conocimiento de nosotros mismo (auto conocimiento): nuestras capacidades, habilidades, competencias,….. Quisiera resaltar este último aspecto, pues entiendo que es donde radica la dimensión de inteligencia emocional y por tanto donde destacaría la elección de 5 de ellas como más importantes, aquellas que se refieren a la capacidad que nos permite entender a los demás y comprendernos a nosotros mismos.
Partiendo de esta idea mi valoración más importante sería hacia las dimensiones referidas a percepción y regulación emocional en nosotros y hacia los demás:
Regulación intrapersonal (nos dirigiría hacia la autoestima)
Regulación interpersonal (nos llevaría hacia la empatía)
Percepción emocional
Expresión emocional
Competencia social
Una reflexión esta que me permite valorar, la cognición, la emoción y como consecuencia, cómo son nuestros comportamientos; sin la primeras no podríamos ir encaminados hacia dichos comportamientos y habilidades conductuales (son un todo global). La importancia del control y la regulación de las emociones, surge, también de la necesidad que tiene el ser humano de no dejarse llevar por los impulsos que pudieran generarnos consecuencias negativas personales y sociales.

Mª Cruz Guardiola dijo...

- ¿Qué he de hacer para amar a mi prójimo?
preguntó el discípulo al Maestro.

- Deja de odiarte a ti mismo, respondió éste.
El discípulo meditó larga y seriamente
estas palabras y regresó a decirle al maestro:
- Pero si yo me amo demasiado a mí mismo...
Si soy un egoísta y un egocéntrico...
¿Como puedo librarme de mi egoísmo?

- Sé amigo de ti mismo, y tu yo quedara satisfecho
y te dejará en libertad para amar a tu prójimo

ANTHONY DE MELLO
en ¿Quién puede hacer que amanezca?

En mi opinión la dimensión de la inteligencia emocional rasgo más importante es la AUTOESTIMA. La autoestima conlleva el Aprecio de todo lo positivo que puede haber en uno mismo: talentos, habilidades, cualidades corporales, mentales, espirituales... Conlleva la Aceptación de nuestras limitaciones, debilidades y fracasos. Reconocer seramente los aspectos desagradables de nuestra personalidad. Responsabilizarnos de todos nuestros actos. Conlleva Afecto, tener una actitud positivamente amistosa, compresiva y cariñosa hacia uno mismo. Y conlleva Atención y cuidado fraternal de nuestras necesidades reales, tanto físicas como psíquicas, intelectuales como espirituales. Estas cuatro características de la autoestima presuponen un buen nivel de AUTOCONOCIMIENTO, y en especial de AUTOCONSCIENCIA, es decir, de vivir dándose cuenta del propio mundo interior, escuchándose a sí mismo amistosamente, prestando atención a todas las voces interiores, EMOCIONES, sensaciones...
Esta PERCEPCION EMOCIONAL de uno mismo va a permitir que la persona sea capaz de PERCIBIR EMOCIONALMENTE A LOS DEMÁS (la persona con autoestima es sensible a los sentimientos y necesidades de los demás).
La persona con autoestima reconoce y acepta en sí misma una variedad de sentimientos y pulsiones, tanto positivos como negativos, y está dispuesta a revelárselos a otra persona, si le parece que le vale la pena y así lo desea. Es capaz de EXPRESAR EMOCIONES. Y no solo de expresar, también de REGULAR SUS EMOCIONES y la de la de los demás. No es una persona hostil, sí ASERTIVA .
Es una persona que tiende al OPTIMISMO, no a la depresión.
Todas estas capacidades le llevan a manejar mejor el estrés, manejarse con habilidad en las relaciones con los demás, siendo una persona competente socialmente.
En definitiva, lo que quiero expresar es, que aprecio que la autoestima es la base para el desarrollo del resto de dimensiones de la inteligencia emocional rasgo.
Hay que empezar por uno mismo para llegar a los demás.

Pero puestos a elegir 5 propongo: Autoestima, percepción emocional (en uno mismo y en los demás), asertividad, manejo del estrés y satisfacción vital y felicidad.
Autoestima por todo lo expuesto anteriormente, percepción emocional en uno mismo y en los demás y asertividad porque son capacidades que nos ayudarán a relacionarnos con los demás de forma positiva en cualquier ámbito. Manejo del estrés, fundamental para conseguir objetivos personales, laborales, de trabajo en grupo. Y satisfacción vital y felicidad, porque cuanto más contento esté uno consigo mismo, mejores relaciones tendrá con los demás y más éxitos cosechará.

Mª Cruz Guardiola Martínez.

ana belen sierra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ana belen sierra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ana belen sierra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ana belen sierra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ana belen sierra dijo...

Las 5 dimensiones que destaco de la inteligencia emocional rasgo son:

1.Empatía: es la capacidad cognitiva de percibir en un contexto común lo que un sujeto puede sentir. Dicho de otro modo “ponerse en el lugar del otro”.
Es un rasgo importante porque cuando desarrollamos la empatía, las emociones de los demás resuenan en nosotros. Sentimos cuáles son los sentimientos del otro, qué fuertes son y qué cosas los provocan.
Entendemos los sentimientos de los demás porque los sentimos en nuestros corazones, además de comprenderlos en nuestras mentes. El carecer de ella nos lleva a ser “analfabetos emocionales”.
La empatía supone, por tanto, el éxito de las relaciones entre personas.

2. Autoestima: es la valoración que hacemos de nosotros mismos. No significa lo que uno es, sino lo que uno cree que es. La autoestima ayuda a saber quien soy, a entender porque pienso, siento y me comporto de la forma en que lo hago. Ayuda a tener confianza y respeto por uno mismo.
La autoestima dirige nuestro comportamiento, y la forma en la que nos relacionamos con los demás. Tener una buena autoestima nos ayuda a hallar soluciones más fácilmente a problemas de nuestra vida cotidiana.

3. Adaptabilidad: supone la flexibilidad para afrontar los cambios (aspecto fundamental en la sociedad tan cambiante e inestable en la que vivimos). Sabemos que el hombre sufre sucesivos cambios en su vida, tanto a nivel interno, como a nivel externo, por eso hay que saber o tener la capacidad para adaptarse a ellos. La adaptabilidad a los cambios se afronta con una mayor competencia en habilidades emocionales.
La defensa de la persona para afrontar los cambios es una buena gestión de las emociones.

4. Manejo del estrés: el estrés supone una mezcla de emociones, y cómo responde el cuerpo a cosas que suceden en su vida. Normalmente, el estrés emocional ocurre en situaciones consideradas difíciles.
Hoy día, el estrés es una de las principales enfermedades que sufre la sociedad, y que trae como consecuencias dolencias físicas y psíquicas. Por tal motivo es importante saber manejarlo, para hallar un equilibrio en la vida y mantener la salud, no sólo personal, sino también en los demás.

5. Habilidades de relación: suponen la capacidad de realizar una conducta de intercambio y/o interactiva con un resultado social favorable. Sabemos que el hombre vive en sociedad y se relaciona. Por eso, es importante que sepa manejar las relaciones con los demás. Para ello debe desarrollar habilidades, sobre todo de comunicación, lo cual requiere un buen control emocional por parte de la persona.


Para finalizar decir que el éxito en nuestra vida está en controlar las emociones.

Propuesto por ANA BELEN SIERRA TELLER (orientación en competencias

Belen Rodríguez Gauyac dijo...

Módulo "Orientación y Formación en Competencias Ssocioemocionales! Curso 2009-2010
Los cinco rasgos elegidos son:Regulación Emocional, Baja Impulsividad, Adaptabilidad, Asertividad y Empatia.
Si bien todas las competencias emocionales son fundamentales, éstas son básicas para el desarrollo de otras quizás más secundarias.
El reconocimiento de uno mismo es la base fundamemtal para el desarrollo de las relaciones con los demás. ( Propuesto por Belén Rodríguez Gauyac)

José dijo...

Las 15 dimensiones de la inteligencia rasgo son importantes y están relacionadas entre sí, las siguientes:
La autoestima: pues conlleva tener respeto hacia uno mismo y consecuentemente hacia los demás. La autoestima es el requisito indispensable para las relaciones interpersonales y humanas sanas. El sentirse bien consigo permite que puedas apreciar y respetar a los demás. Somos capaces de reconocer en nosotros mismos fortalezas, debilidades, estados de ánimo, impulsos y emociones y así podemos ver como éstos tienen su conveniente consecuencia en nuestras relaciones personales y en nuestra trabajo. Una persona con una autoestima positiva asume sus responsabilidades con disposición, está orgullosa de sus logros, enfrenta nuevos retos con entusiasmo, emplea sus medios, oportunidades y capacidades para cambiar su vida de manera positiva; se quiere y se respeta a sí misma y consigue la estima y respeto de los demás; se opone a toda actitud negativa para la persona misma y expresa franqueza en toda expresión de afecto que realiza, se acepta a sí misma.
La empatía ya que es la capacidad para comprender las necesidades, los sentimientos y los problemas de los demás, colocándose en su lugar y responder correctamente a sus reacciones emocionales. Tener empatía significa que somos son capaces de escuchar activamente a los demás, anticiparnos a sus necesidades y predecir y aprovechar las oportunidades que pueden brindarnos otras personas. Las personas con esta característica son capaces de entender a los demás y situarse en su lugar, esto es muy positivo para las relaciones laborales y permitiendo fomentar el respeto mutuo. La persona empática se adapta mejor a las señales sociales que señalan lo que los otros precisan o desean. La empatía es significativa: como las relaciones con los colegas en el trabajo, relación de pareja, conductas altruistas, amistad, actitud hacia las personas desconocidas, etc.
La asertividad: pues es una conducta que permite a una persona actuar con base a sus intereses más importantes, defenderse sin ansiedad, expresar cómodamente sentimientos honestos o ejercer los derechos personales, sin negar los derechos de los otros. Envuelve la capacidad de luchar por los propios derechos y expresar pensamientos y creencias en forma directa y adecuada, sin comprometer los derechos de los demás. Las características básicas de la persona asertiva son: la libertad de expresión, la comunicación directa, adecuada , abierta y franca; la facilidad de comunicación con toda clase de personas y su comportamiento es respetable y acepta sus limites. La persona asertiva suele defenderse bien en sus relaciones interpersonales. Está satisfecha de su vida social y tiene confianza en sí misma para cambiar cuando necesite hacerlo. Es expresiva, espontánea. La asertividad implica respeto hacia uno mismo al expresar necesidades propias y defender los propios derechos y respeto hacia los derechos y necesidades de las otras personas. El individuo tiene que reconocer también cuáles son sus responsabilidades en esa situación y qué consecuencias resultan de la expresión de sus sentimientos.
La automotivación es primordial porque nos produce estar en una continua exploración para poder lograr nuestros objetivos, consintiendo de que estemos preparados para hacer frente a los potenciales problemas que salgan y encontrando remedios a éstos. Desplegar esta competencia hará que tengamos un mayor entusiasmo por nuestro trabajo y por alcanzar metas, con un elevado nivel de compromiso.
La autorregulación ya que es la competencia por medio de la que conseguimos intervenir sobre nuestros impulsos y nuestras emociones, ajustándolos a nuestros objetivos, siendo responsables de nuestros actos y cavilando antes de proceder. Está muy ligada con el control del estrés, ya que al ser capaces de autorregularnos, podremos evitar esas situaciones de estrés y ansiedad tan perjudiciales, tanto en el ámbito personal como el laboral, siendo un fuente importante de absentismo laboral.

(propuesto por José Gázquez López)

CONCEPCION JIMENEZ dijo...

En principio creí que me resultaría fácil seleccionar 5 dimensiones de la inteligencia emocional, pero conforme he ido conociendo el tema y la terminología, volví a recuperar las 15 dimensiones para elegir 5, y comprendí que no era tan fácil como inicialmente creí. Considero que cada una de las dimensiones de la inteligencia emocional tiene su razón y son por sí mismas dimensiones globales y necesarias para ser personas más completas, ¿quién podría renunciar a poseer optimismo?, ¿o autoestima?, ¿o saber manejar el estrés?, ¿o ser empático o adaptable?... todas me resultan fundamentales y necesarias o al menos a mí me parece carecer de muchas de ellas por los que no renuncio a ninguna. Considero que todos estamos en un gradiente en cada una y carecemos más de una dimensión que de otra.
Aún así, dicho lo cual, y sabiendo el esfuerzo que supone, seleccionaré 5 de las dimensiones que considero más relevantes y que desarrollándolas nos podemos sentir más inteligentes emocionalmente:
• AUTOESTIMA, para ser conscientes de las virtudes y defectos propios, así como de lo que los demás dicen de uno y sienten hacia uno, aceptando todo ello en su justa medida, sin amplificarlo, ni reducirlo, sabiendo y afirmando que en cualquier caso uno es valioso y digno. Respeto hacia uno mismo y consecuentemente hacia los demás.
• REGULACIÓN EMOCIONAL INTRAPERSONAL O AUTORREGULACIÓN EMOCIONAL, como elemento central de la inteligencia emocional, ya que supone no sólo la toma de conciencia y el reconocer nuestras propias emociones, sino el control de nuestros estado, impulsos y recursos internos.
• ASERTIVIDAD, como estilo de comunicación maduro en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos.
• AUTOMOTIVACIÓN, como lo que nos mueve a realizar acciones y persistir en ellas para su culminación.
• SATISFACCIÓN VITAL O FELICIDAD, como punto final, y como estado de ánimo para gozar, provisto de un estado de bienestar psicológico, con fortalezas y virtudes humanas.
(propuesto por : CONCEPCION JIMENEZ ENDRINA)

Carlos G.P. dijo...

Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
“Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
       Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
       Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
                                                                                                    Carlos González
P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
* El libro se puede descargar en mi blog
Puede ver mis vídeos:
“Educar más allá de las creencias: liberando al corazón” en la dirección siguiente: http://vimeo.com/9374224
“Educación y Nuevo Paradigma Científico” en la dirección: http://vimeo.com/10085584

OLGA GONZÁLEZ FERRERA dijo...

El intelecto busca, pero es el corazón quien halla. George Sand

De las 15 dimensiones de la inteligencia emocional rasgo las que he considerado más importantes son las siguientes:

- Autocontrol
- Automotivación
- Autoestima
- Empatía
- Habilidades Sociales

Ya que las competencias emocionales se dividen en dos grupos:

- Personales o pertenecientes a la Inteligencia personal
- Sociales o pertenecientes a la Inteligencia interpersonal

La justificación de esta elección es porque las tres primeras entrarían dentro del grupo de la inteligencia personal o a la aptitud personal, es decir a las aptitudes que determinan el dominio de uno mismo y las dos últimas al grupo de la inteligencia interpersonal o a la aptitud social, es decir, las aptitudes que determinan el manejo de las relaciones. Y porque a su vez estas cinco dimensiones engloban al resto de aptitudes emocionales:


AUTOCONTROL

Habilidad para mantener emociones propias bajo control y evitar reacciones negativas ante provocaciones, oposición u hostilidad de los demás, o cuando se trabaja bajo condiciones de estrés. Manejar las emociones, es decir los propios estados internos, impulsos y recursos. Ser escrupulosos y demorar la gratificación en pos de los objetivos; recobrarse bien de las tensiones emocionales.

 Fiabilidad
 Responsabilidad
 Adaptabilidad
 Innovación

AUTOMOTIVACIÓN

Es la habilidad de estar en un estado de continua búsqueda y persistencia en la consecución de los objetivos, haciendo frente a los problemas y encontrando soluciones.
Utilizar nuestras preferencias más profundas para orientarnos y avanzar hacia los objetivos, para tomar iniciativas y ser efectivos y para perseverar frente a los contratiempos y las frustraciones. Se manifiesta en las personas que muestran un gran entusiasmo por su trabajo y por el logro de las metas por encima de la simple recompensa económica, con un alto grado de iniciativa y compromiso, y con gran capacidad optimista en la consecución de los objetivos.

 Motivación del logro
 Compromiso
 Iniciativa
 Optimismo

AUTOESTIMA

Conocimiento de sí mismo. Habilidad para centrarse en lo positivo de las situaciones y en las oportunidades que plantean, teniendo resortes para resolver situaciones difíciles. Confianza en nuestra capacidad de pensar, en nuestra capacidad de enfrentarnos a los desafíos básicos de la vida. La confianza en nuestro derecho a triunfar y ser felices; el sentimiento de ser respetables, de ser dignos, y de tener derecho a afirmar nuestras necesidades y carencias, a alcanzar nuestros principios morales y a gozar del fruto de nuestros esfuerzos.

 Conciencia emocional
 Valoración adecuada de uno mismo
 Confianza en uno mismo

EMPATÍA

Es la habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar, y responder correctamente a sus reacciones emocionales. Captación de sentimientos, necesidades e intereses ajenos, ser capaces de ver las cosas desde su perspectiva y cultivar la afinidad con una amplia diversidad de personas, aunque no sean explícitos o sean expresados parcialmente.

 Compresión de los demás
 Orientación hacia el servicio
 Desarrollo de los demás
 Aprovechamiento de la diversidad
 Comprensión social


HABILIDADES SOCIALES

Habilidad para inducir en los otros las respuestas deseables, es decir, manejar bien las emociones en una relación e interpretar adecuadamente las situaciones y las redes sociales; interactuar sin dificultad; utilizar estas habilidades para persuadir, dirigir y liderar, negociar y resolver disputas, para la cooperación y el trabajo en equipo.

 Influencia
 Comunicación
 Liderazgo
 Resolución de conflictos
 Establecer vínculos
 Colaboración y cooperación
 Habilidades de equipo

(Propuesto por OLGA GONZÁLEZ FERRERA)

María Bertó dijo...

Destaco de las quince propuestas, tres dimensiones que corresponden a aptitudes personales, la inteligencia intrapersonal, es decir, aptitudes que determinan el dominio de uno mismo y dos que corresponden a la aptitudes sociales, inteligencia interpersonal, que determinan el manejo de las relaciones.

La AUTOMOTIVACIÓN es esencial porque controla nuestros sentimientos y determina nuestro comportamiento y actitud en las situaciones cotidianas y no excepcionales. Se considera el disparador para tomar acciones en los momentos de crisis y para salir de los problemas cuando éstos se presenten, y fundamental, ya que es el motor interior que nos impulsa hacia lo que queremos. Si estamos motivados, actuamos, nos movemos, sentimos una demanda interna que nos hace crear oportunidades y estar abiertos a lo nuevo, si no estamos motivados, repetimos hábitos, vivimos dormidos, y así, no hay cambio posible.

La AUTORREGULACIÓN EMOCIONAL te capacita para manejar los propios estados internos, impulsos y recursos, de modo que facilita la tarea entre manos, en vez de obstaculizar, ya que de nada sirve reconocer nuestras propias emociones, si no podemos manejarlas de forma adaptativa. Además, son componentes de la autorregulación emocional: el autocontrol, tolerancia a la frustración, el manejo de la ira, la capacidad para retrasar gratificaciones, la adaptabilidad, el desarrollo de la empatía, las habilidades de afrontamiento en situaciones de riesgo (como la inducción al consumo de drogas, violencia, etc.,) y con esta dimensión nos recobrarnos mejor de las tensiones emocionales, cualidades esenciales en las personas.

La AUTOESTIMA juega un importante papel en la vida de las personas, los éxitos y los fracasos, la satisfacción de uno mismo, el bienestar psíquico y el conjunto de relaciones sociales. Tener una autoestima positiva es primordial para la vida personal, profesional y social. Asimismo, favorece el sentido de la propia identidad, constituye un marco de referencia desde el que interpretar la realidad externa y las propias experiencias, influye en el rendimiento, condiciona las expectativas y la motivación y,
a su vez, contribuye a la salud y al equilibrio psíquico.

La EMPATÍA es necesaria para tener conciencia y captar los sentimientos, necesidades e intereses de los otros y desde su perspectiva, saber qué quieren o qué necesitan y cultivar la afinidad con una amplia diversidad de personas.
Esta dimensión es fundamental para comprender a los demás, ayudar a su desarrollo, reforzar sus habilidades y estimular su capacidad, preveer, reconocer y satisfacer las necesidades de los otros.

Por último, LAS HABILIDADES DE RELACIÓN, resalto esta dimensión porque nos capacita a manejar bien las emociones en una relación y a interpretar adecuadamente las situaciones y las redes sociales; con ella podemos interactuar sin dificultad, utilizar estas habilidades para persuadir, dirigir y liderar, negociar y resolver disputas, favorece la cooperación y el trabajo en equipo, por tanto, facilita las relaciones interpersonales tan necesarias en esta sociedad.

(Propuesto por MARÍA BERTÓ MAÑÓ)

JESUS CUEVAS dijo...

Una definición breve y sencilla es la que nos aportan Fernández Berrocal y Ramos (2002) y en la que describen a la Inteligencia Emocional como “la capacidad para reconocer, comprender y regular nuestras emociones y la de los demás”. El modelo que Salovey y Mayer (1997) nos presentan implica los siguientes procesos: Percibir/expresar, Usar, Comprender y Gestionar. Por lo que considero que de las 15 dimensiones de la IE rasgo más importantes (difícil elección) son:

- Competencia Social:
Las Competencias sociales son aquellas aptitudes necesarias para tener un comportamiento adecuado y positivo que permita afrontar eficazmente los retos de la vida diaria. Son comportamientos o tipos de pensamientos que llevan a resolver una situación de una manera efectiva, es decir, aceptable para el propio sujeto y para el contexto social en el que está.
Las principales competencias sociales se subdividen en: Sociales (Comunicación y asertividad), Cognitivas (toma de decisiones, soluciones de problemas, autoestima, conocimiento de si mismo) y Afectivas (conocimiento y control de las propias emociones). La Competencia Social seria la base para el desarrollo de las demás dimensiones rasgo.

- Percepción emocional (en uno mismo y en los demás):
Percepción emocional entendida como autoconciencia emocional, en la medida que seamos capaces de tener conciencia de nuestros estados emocionales seremos capaces de desarrollar otras habilidades de la IE como el autocontrol, la empatía, las hhss, etc. El desarrollo de la percepción emocional o conciencia emocional supondrá adquirir una alfabetización emocional que permita distinguir lo que estamos sintiendo (intrapersonal) y lo que sienten los demás (interpersonal).

- Regulación emocional intrapersonal o autorregulación emocional:
Considero fundamental como habilidad para el desarrollo de la IE el adecuado manejo de las propias emociones. El tener el control y poseer ciertas habilidades nos permitirán hacernos cargo de la situación, tomar decisiones ante distintas situaciones y/o problemas y darle la respuesta adecuada ante los distintos acontecimientos de la vida, dotando a las personas del adecuado equilibrio emocional que le otorgue una mayor autonomía, calidad y bienestar personal y social.




- Regulación emocional interpersonal:
Se trata de ser capaz de reconocer las emociones de los demás y en los demás, al igual que la regulación intrapersonal el conocimiento de los demás nos permitirá dar una respuesta adecuada a las situaciones y relaciones con los otros. El reconocimiento de las emociones ajenas nos permitirá desarrollar la empatía y la responsabilidad social y las relaciones interpersonales de forma óptima y armónica.


- Autoestima:
Como capacidad desarrollable de experimentar nuestra existencia, conscientes de nuestro potencial y nuestras necesidades reales; de valorarnos incondicionalmente y confiar en nosotros para logra nuestras metas, independientemente de las limitaciones que podamos tener o de las circunstancias externas generadas por los distintos contextos en los que nos corresponda interactuar.


(Propuesto por JESUS CUEVAS COLMENERO)

Malú Mariño dijo...

A mi entender las cinco dimensiones más relevantes de la inteligencia emocional rasgo serían: la autoestima, la empatía, las habilidades de relación, la asertividad y la adaptabilidad.

La autoestima es la autovaloración de uno mismo, de la propia personalidad, de las actitudes y de las habilidades, aspectos que constituyen la base de la identidad personal. La autoestima se puede aprender mediente la práctica de técnicas adecuadas que consigan elevar el concepto sobre uno mismo. La baja autoestima es causa de trastornos psicológicos, neurosis, depresión, problemas psicosomáticos, fallas de carácter... Su ausencia produce problemas de identidad.
La falta de confianza en sí mismo induce la necesidad de compararse e identificarse con modelos sociales e impide comprender que cada persona es única y diferente.

La empatía es el esfuerzo que realizamos para reconocer y comprender los sentimientos y actitudes de las personas, así como las cirsunstancias que les afectan en un momento determinado. Actualmente suele decirse que es la actitud o tendencia que tenemos para ponernos en el lugar de los demás e identificarnos plenamente con sus sentimientos. Aunque se corre el riesgo de dejar a la empatía en un nivel meramente emocional: "si siento lo mismo que el otro entonces hay verdadera empatía". La empatía es un valor indispensable en todos los aspectos de nuestra vida; sin él sería muy dificil enriquecer las relaciones interpersonales. Quien se preocupa por vivir este valor cultiva simultánemente otros valores: confianza, amistad, comprensión, generosidad, respeto, comunicación.

En un mundo como el actual, tan diverso, donde la multiculturalidad es una de sus señas de identidad, y donde predomina el eclecticismo axiológico, la empatía es fundamental para aceptar al otro, y la autoestima indispensable para afirmar la propia identidad.

Cuando hablamos de habilidades decimos que una persona es capaz de ejecutar una conducta; si hablamos de habilidades sociales decimos que una persona es capaz de ejecutar una conducta de intercambio con resultados favorables. El término habilidad puede entenderse como destreza, diplomacias, capacidad, competencia, aptitud. Su relación conjunta con el término social nos revela una impronta de acciones de uno con los demás y de los demás para con uno.

La asertividad es aquella habilidad personal que nos permite expresar de forma adecuada nuestras emociones frente a otras personas y lo hacemos sin hostilidad ni agresividad. Una persona asertiva sabe expresar directa y adecuadamente sus opiniones y sentimientos (tanto positivos como negativos) en cualquier situación social. Se trata de defender nuestros derechos sin agredir y sin ser agredidos. Es el saber cuando, cómo, dónde y porqué responder afirmativamente a unas determinadas situaciones y peticiones. Esta respuesta depende de factores tanto sociales como personales.
Pero la asertividad no sólo se limita al campo de responder, sino también al de pedir y al de transmitir lo que sentimos y pensamos a los demás. No solamente decir si o no, sino algo más profundo que tiene que ver con el estado de ánimo de las personas, su fortaleza y sus necesidades. Hay personas asertivas por naturaleza, pero también puede educarse.

La adaptabilidad es un proceso por el que un grupo o un individuo modifica sus patrones de comportamiento para ajustarse a las normas que rigen en el medio social en qel que se mueve. Al adaptarse abandona hábitos o prácticas que formaban parte de su conducta por no ser propias del ambiente en el que se desea integrar. Es una forma de socialización secundaria, pues opera tomando como base las habilidades sociales que el individuo ya adquirió. El mundo actual en el que los cambios de todo tipo son tan vertiginosos acoge bien a las personas con alta adaptabilidad.

(Propuesto por MARÍA LUISA MARIÑO RODRÍGUEZ)

Anónimo dijo...

En mi opinión, las 5 dimensiones de la inteligencia emocional rasgo son:
La Asertividad, la cual nos ayuda a expresarnos adecuadamente con los demás y expresar nuestras opiniones desde la tranquilidad y el equilibrio, sin dañar a nadie.
La Expresión emocional, ya que hemos de saber expresar y diferenciar adecuadamente las emociones que estamos sintiendo en cada momento. Ella nos permite tener un vocabulario emocional rico, el cual nos facilita la expresión emocional en nuestra vida, y sobre todo, a la hora de interrelacionarnos con los demás, lo cual nos lleva a la siguiente dimensión que es: la regulación emocional intrapersonal, ya que si conocemos nuestras emociones y las diferenciamos, podemos aprender a regularlas adecuadamente para que no nos influyan negativamente, lo cual facilitará también el reconocimiento de las emociones en los demás y nos ayudará en la regulación emocional interpersonal, otra dimensión importante en nuestras relaciones sociales, laborales y familiares, ya que interactuaremos con los demás, teniendo una riqueza de conocimiento emocional, y nos permitirá ajustar las interacciones sociales hacia un equilibrio, teniendo en cuenta cómo se puede estar sintiendo emocionalmente nuestro interlocutor. Ello facilitará las relaciones fluidas y equilibradas.
La última dimensión enlaza con las anteriores. Es la empatía: con ella miramos la vida con los mismos ojos con los que la puede estar mirando nuestro interlocutor, para poder entender su posición en todo momento y respetarla, lo cual facilita las relaciones sociales y evita juicios de valor innecesarios. Desde la empatía podemos ser más útiles socialmente, al poder comprender la postura de los demás y respetarla.

(Propuesto por María José Parra Ramírez)

María Dolores Parra dijo...

Desde mi punto de vista, las 5 dimensiones de la inteligencia emocional rasgo más importantes son:
OPTIMISMO: Con él, la persona es propensa a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable. Ello la beneficiará sumamente a la hora de enfrentarse con situaciones difíciles, tanto en su vida personal como laboral y social.

AUTOESTIMA: El tener una buena autoestima implica ser conscientes de las virtudes y defectos propios, así como de lo que los demás realmente dicen y sienten, aceptándolo en su justa medida y teniendo una visión objetiva de las cosas y situaciones. Requisito indispensable para las relaciones interpersonales y humanas sanas. También implica respeto hacia los demás.

MANEJO DEL ESTRÉS: Es importante saber manejar el estrés, puesto que, con una tasa excesiva, se podría producir una sobrecarga de tensión que se vería reflejada negativamente en todos los ámbitos de nuestra vida ( social, personal y laboral). Disminuiría nuestra productividad en el trabajo, e incluso podríamos llegar a enfermar.

HABILIDADES DE RELACIÓN: Requisito básico, puesto que la sociedad nos "obliga" a poseer capacidades para relacionarnos adecuadamente con nuestro entorno, y a saber encauzar correctamente nuestras emociones.

ADAPTABILIDAD: Ayuda a la persona a interrelacionarse en su vida personal, laboral y social. Favorece en estos ámbitos y en sus relaciones. Muy importante en todos los contextos de la vida, ya que favorece las relaciones.

Sonia dijo...

En mi opinión, las cinco dimensiones de la inteligencia emocional son:la Satisfacción vital o felicidad, el optimismo, la autoestima, la asertividad y la empatía.
Creo que felicidad es un rasgo que se debería potenciar más, aunque felicidad en el sentido de plenitud personal no material, pues si somos felices, entonces todo lo que hacemos se torna agradable por muy dura que sea la tarea.
El optimismo estaría relacionado con el primer rasgo puesto que para ser feliz, debemos ser optimistas. Pinso que cada vez existe menos optimismo entre las personas, pero es algo que también se debe fomentar, pues aunque las cosas vayan mal...?por qué pensar siempre en negativo y adelantarnos a los acontecimientos?
Por otro lado considero que la autoestima nos hace crecer como personas, pues nos ayuda a ver tanto nuestras facultades como nuestras limitaciones y esto a la hora de enfrentarnos a la vida profesional nos es muy ventajoso.
La asertividad es algo que nos hará estar al margen del famoso "qué diran" de las personas que nos rodean y nos hará expresarnos y sentirnos como realmente somos, sin miedo al que dirán si exponemos nuestra opinión.
Por último, la empatía nos permite situarnos en la posición del otro en determinados momentos, lo cuál hará que tratemos a las personas como semejantes, y esto es muy importante laborlamente.

(propuesto por SONIA GARCÍA CASADO)

isabel dijo...

Considero que de las quince dimensiones de l ainteligencia emocional rasgo, las cinco principales son: autoestima, asertividad, empatia, optimismo, expresion emocional.

- El autoestima porque el apreciarse y valorarse a si mismo, hace que proyecte confianza y valía, al mismo tiempo que el trabajo y en general todo lo propuesto se realiza con más calidad y seguridad.

- La Asertividad es muy importante para las relaciones interpersonales, para tener una comunicación fluida, en al que se pueda exponer y defender las ideas propias, sin agredir ni molestar a otros.

- La empatía porque me parece fundamental ponerse en el lugar del otro, para entender su situación, sus sentimientos y emociones, eso hace que se valore y se piense en los demás antes de realizar algo.

- Optimismo: con una actitud optimista y siempre abierta se puede encontrar la salida y la solución a muchas situaciones, que aparentemente pueden no tenerla, las personas optimistas siempre encuentran una luz para avanzar en sus propuestas o en los proyectos que se fija.

- Expresión emocional: creo que es importantisimo y en las nuevas organizaciones y en la sociedad actual, se quiere suprimir este valor, es importante el poder expresar los sentimientos, tanto para quien los expresa como para quien recibe el mensaje, o la acción. Saber expresar en palabrar y gestos nuestros sentimientos, es importante para nuestro conocimiento y manejo emocional. (propuesto por ISABEL SERRANO GARCIA)

Anónimo dijo...

Según mi opinión las dimensiones más importantes de la inteligencia emocional rasgo son:
AUTOMOTIVACIÓN
Ser tenaz, tener ilusión, ser perseverante, no desanimarse cuando algo sale mal, tolerar las frustraciones, ayuda a conseguir los objetivos y metas marcadas. Saber dirigir las emociones para conseguir un objetivo permite mantener los esfuerzos, actuar de forma más creativa y desarrollar, por consiguiente, una mayor productividad y eficacia en nuestras vidas.
ASERTIVIDAD
Mantener un comportamiento equilibrado, entre la agresividad y la pasividad. Esto implica la capacidad para decir “no” claramente y mantenerlo, para evitar situaciones de presión. Capacidad para defender y expresar los propios derechos, opiniones y sentimientos.
EMPATÍA
Significa entender lo que otras personas sienten, ponerse en el lugar de la otra persona, saber escuchar a los demás y entender lo que nos dicen más allá de las palabras. La capacidad para reconocer las emociones de los demás, saber qué quieren y qué necesitan, es la habilidad fundamental para establecer relaciones sociales y vínculos personales.
ADAPTABILIDAD
Es necesario que la persona sea capaz de adoptar comportamientos apropiados y responsables de solución a problemas personales, familiares, profesionales y sociales; todo ello de cara a potenciar el bienestar personal y social; según circunstancias, contexto, necesidades, objetivos, etc.
SATISFACCIÓN VITAL O FELICIDAD
El objetivo final de una persona es la búsqueda del estado de satisfacción general, derivado de la realización de las potencialidades de la persona. Posee aspectos subjetivos y objetivos. Es una sensación subjetiva de bienestar físico, psicológico y social. Incluye como aspectos subjetivos la intimidad, la expresión emocional, la seguridad percibida, la productividad personal y la salud percibida. Como aspectos objetivos el bienestar material, las relaciones armónicas con el ambiente físico, social y con la comunidad, y salud objetivamente percibida. En distintos estudios quedan vinculadas directamente la IE con la felicidad.

Propuesto por Tania Arroyo GOnzález

Saioa dijo...

Considero que las 15 dimensiones son necesarias para entender y poder comprender lo que es la inteligencia emocional, pero si debemos elegir cinco de estas 15 yo seleccionaría las siguientes: autoestima, competencia social, manejo del estress, empatía y felicidad.

En mi oponión, la base de la inteligencia emocional está en la persona o individuo, por lo que es necesaría que la persona cuente de capacidades y habilidades necesarías que le posibiliten desenvolverse personalmente y socialmente ante difentes situaciones que se le van a presentar o que va a intentar lograr a lo largo de la vida. Por eso, es muy importante que la persona se sienta bien, se conozca, se valore, se quiera...estas emociones están relacionadas con la autoestima de cada uno. Por consiguiente, si la persona tiene un alto nivel de autoestima tendrá desarrolladas más habilidades y capacidades que le ayuden a desenvolverse en sociedad. De este modo, es muy importante la dimensión de competencia social. Hoy en día básico para poder lograr situaciones de éxito profesional o personal. La competencia social es básica para que la persona aprenda y de ese modo, se sienta competente en su entorno. Relacinado con esta dimensión podemos encontrar la del manejo del estress que hoy en día es indispensable en esta sociedad que vivimos. Una sociedad que se mueve y funciona más rápido que el reloj. En mi juicio, es básico y nesecario que como ciudadanos de una sociedad aprendemos a manejar las emociones que nos causan el estress, ya que si nos desbordamos y no autocontrolamos nuestras emociones en ciertas situaciones, se apoderará de nosotros el miedo causado por una falta de control de lo que sentimos y nuestra autoestima se verá afectada profundamente.
Otra dimensión de gran importancia es la empatía, sin empatía es muy dificil llegar a los demás. Un aspecto importante de la competencia social es la capacidad de escucha activa de cada uno, la capacidad de empatía que tiene cada uno para lograr una comunicación efectiva. La empatía nos posibilita el sentir lo que la otra persona está sintiendo, poniéndonos en su lugar y escuchándola. Por lo que sin empatía a parte de no llegar a la otra persona,poco podremos aprender de las persona y de la sociedad.
Y como quinta y última dimensión he elegido la felididad u optimismo, que en mi juicio es o debería de ser el objetivo fundamental de todas las personas. Como seres humanos tenemos que conocernos a nosotros mismos( autoestima), tenemos que entender a los demás y aprender a vivir en sociedad (competencia social, manejo de estrés y empatía) y todo esto para sentirnos felices. Al fin y al cabo, la felicitad es un modo de interpretar la vida, si yo quiero ser optimista, empiezo a practicar el optimismo, a utilizar un lenguaje positivo y veo la vida y los acontecimiento que en ella suceden con unos ojos optimistas seguro que me siento feliz.Claro que para eso necesito conocerme bien, saber bien dónde me encuentro o en dónde vivo y disponer de herramientas y conocimientos suficientes para saber gestionar mis emociones, que al fín, son las que me van a dirigir al camino de la felicidad.
(propuesto por Saioa Larruskain Etxebeste)

Saioa dijo...

Considero que las 15 dimensiones son necesarias para entender y poder comprender lo que es la inteligencia emocional, pero si debemos elegir cinco de estas 15 yo seleccionaría las siguientes: autoestima, competencia social, manejo del estress, empatía y felicidad.

En mi oponión, la base de la inteligencia emocional está en la persona o individuo, por lo que es necesaría que la persona cuente de capacidades y habilidades necesarías que le posibiliten desenvolverse personalmente y socialmente ante difentes situaciones que se le van a presentar o que va a intentar lograr a lo largo de la vida. Por eso, es muy importante que la persona se sienta bien, se conozca, se valore, se quiera...estas emociones están relacionadas con la autoestima de cada uno. Por consiguiente, si la persona tiene un alto nivel de autoestima tendrá desarrolladas más habilidades y capacidades que le ayuden a desenvolverse en sociedad. De este modo, es muy importante la dimensión de competencia social. Hoy en día básico para poder lograr situaciones de éxito profesional o personal. La competencia social es básica para que la persona aprenda y de ese modo, se sienta competente en su entorno. Relacinado con esta dimensión podemos encontrar la del manejo del estress que hoy en día es indispensable en esta sociedad que vivimos. Una sociedad que se mueve y funciona más rápido que el reloj. En mi juicio, es básico y nesecario que como ciudadanos de una sociedad aprendemos a manejar las emociones que nos causan el estress, ya que si nos desbordamos y no autocontrolamos nuestras emociones en ciertas situaciones, se apoderará de nosotros el miedo causado por una falta de control de lo que sentimos y nuestra autoestima se verá afectada profundamente.
Otra dimensión de gran importancia es la empatía, sin empatía es muy dificil llegar a los demás. Un aspecto importante de la competencia social es la capacidad de escucha activa de cada uno, la capacidad de empatía que tiene cada uno para lograr una comunicación efectiva. La empatía nos posibilita el sentir lo que la otra persona está sintiendo, poniéndonos en su lugar y escuchándola. Por lo que sin empatía a parte de no llegar a la otra persona,poco podremos aprender de las persona y de la sociedad.
Y como quinta y última dimensión he elegido la felididad u optimismo, que en mi juicio es o debería de ser el objetivo fundamental de todas las personas. Como seres humanos tenemos que conocernos a nosotros mismos( autoestima), tenemos que entender a los demás y aprender a vivir en sociedad (competencia social, manejo de estrés y empatía) y todo esto para sentirnos felices. Al fin y al cabo, la felicitad es un modo de interpretar la vida, si yo quiero ser optimista, empiezo a practicar el optimismo, a utilizar un lenguaje positivo y veo la vida y los acontecimiento que en ella suceden con unos ojos optimistas seguro que me siento feliz.Claro que para eso necesito conocerme bien, saber bien dónde me encuentro o en dónde vivo y disponer de herramientas y conocimientos suficientes para saber gestionar mis emociones, que al fín, son las que me van a dirigir al camino de la felicidad.
(propuesto por Saioa Larruskain Etxebeste)

Saioa dijo...

Considero que las 15 dimensiones son necesarias para entender y poder comprender lo que es la inteligencia emocional, pero si debemos elegir cinco de estas 15 yo seleccionaría las siguientes: autoestima, competencia social, manejo del estress, empatía y felicidad.
En mi oponión, la base de la inteligencia emocional está en la persona o individuo, por lo que es necesaría que la persona cuente de capacidades y habilidades necesarías que le posibiliten desenvolverse personalmente y socialmente ante difentes situaciones que se le van a presentar o que va a intentar lograr a lo largo de la vida. Por eso, es muy importante que la persona se sienta bien, se conozca, se valore, se quiera...estas emociones están relacionadas con la autoestima de cada uno. Por consiguiente, si la persona tiene un alto nivel de autoestima tendrá desarrolladas más habilidades y capacidades que le ayuden a desenvolverse en sociedad. De este modo, es muy importante la dimensión de competencia social. Hoy en día básico para poder lograr situaciones de éxito profesional o personal. La competencia social es básica para que la persona aprenda y de ese modo, se sienta competente en su entorno. Relacinado con esta dimensión podemos encontrar la del manejo del estress que hoy en día es indispensable en esta sociedad que vivimos. Una sociedad que se mueve y funciona más rápido que el reloj. En mi juicio, es básico y nesecario que como ciudadanos de una sociedad aprendemos a manejar las emociones que nos causan el estress, ya que si nos desbordamos y no autocontrolamos nuestras emociones en ciertas situaciones, se apoderará de nosotros el miedo causado por una falta de control de lo que sentimos y nuestra autoestima se verá afectada profundamente. Otra dimensión de gran importancia es la empatía, sin empatía es muy dificil llegar a los demás. Un aspecto importante de la competencia social es la capacidad de escucha activa de cada uno, la capacidad de empatía que tiene cada uno para lograr una comunicación efectiva. La empatía nos posibilita el sentir lo que la otra persona está sintiendo, poniéndonos en su lugar y escuchándola. Por lo que sin empatía a parte de no llegar a la otra persona,poco podremos aprender de las persona y de la sociedad.
Y como quinta y última dimensión he elegido la felididad u optimismo, que en mi juicio es o debería de ser el objetivo fundamental de todas las personas. Como seres humanos tenemos que conocernos a nosotros mismos( autoestima), tenemos que entender a los demás y aprender a vivir en sociedad (competencia social, manejo de estrés y empatía) y todo esto para sentirnos felices. Al fin y al cabo, la felicitad es un modo de interpretar la vida, si yo quiero ser optimista, empiezo a practicar el optimismo, a utilizar un lenguaje positivo y veo la vida y los acontecimiento que en ella suceden con unos ojos optimistas seguro que me siento feliz.Claro que para eso necesito conocerme bien, saber bien dónde me encuentro o en dónde vivo y disponer de herramientas y conocimientos suficientes para saber gestionar mis emociones, que al fín, son las que me van a dirigir al camino de la felicidad.
(propuesto por Saioa Larruskain)

Saioa dijo...

Considero que las 15 dimensiones son necesarias para entender y poder comprender lo que es la inteligencia emocional, pero si debemos elegir cinco de estas 15 yo seleccionaría las siguientes: autoestima, competencia social, manejo del estress, empatía y felicidad.En mi oponión, la base de la inteligencia emocional está en la persona o individuo, por lo que es necesaría que la persona cuente de capacidades y habilidades necesarías que le posibiliten desenvolverse personalmente y socialmente ante difentes situaciones que se le van a presentar o que va a intentar lograr a lo largo de la vida. Por eso, es muy importante que la persona se sienta bien, se conozca, se valore, se quiera...estas emociones están relacionadas con la autoestima de cada uno. Por consiguiente, si la persona tiene un alto nivel de autoestima tendrá desarrolladas más habilidades y capacidades que le ayuden a desenvolverse en sociedad. De este modo, es muy importante la dimensión de competencia social. Hoy en día básico para poder lograr situaciones de éxito profesional o personal. La competencia social es básica para que la persona aprenda y de ese modo, se sienta competente en su entorno. Relacinado con esta dimensión podemos encontrar la del manejo del estress que hoy en día es indispensable en esta sociedad que vivimos. Una sociedad que se mueve y funciona más rápido que el reloj. En mi juicio, es básico y nesecario que como ciudadanos de una sociedad aprendemos a manejar las emociones que nos causan el estress, ya que si nos desbordamos y no autocontrolamos nuestras emociones en ciertas situaciones, se apoderará de nosotros el miedo causado por una falta de control de lo que sentimos y nuestra autoestima se verá afectada profundamente. Otra dimensión de gran importancia es la empatía, sin empatía es muy dificil llegar a los demás. Un aspecto importante de la competencia social es la capacidad de escucha activa de cada uno, la capacidad de empatía que tiene cada uno para lograr una comunicación efectiva. La empatía nos posibilita el sentir lo que la otra persona está sintiendo, poniéndonos en su lugar y escuchándola. Por lo que sin empatía a parte de no llegar a la otra persona,poco podremos aprender de las persona y de la sociedad.Y como quinta y última dimensión he elegido la felididad u optimismo, que en mi juicio es o debería de ser el objetivo fundamental de todas las personas. Como seres humanos tenemos que conocernos a nosotros mismos( autoestima), tenemos que entender a los demás y aprender a vivir en sociedad (competencia social, manejo de estrés y empatía) y todo esto para sentirnos felices. Al fin y al cabo, la felicitad es un modo de interpretar la vida, si yo quiero ser optimista, empiezo a practicar el optimismo, a utilizar un lenguaje positivo y veo la vida y los acontecimiento que en ella suceden con unos ojos optimistas seguro que me siento feliz.Claro que para eso necesito conocerme bien, saber bien dónde me encuentro o en dónde vivo y disponer de herramientas y conocimientos suficientes para saber gestionar mis emociones, que al fín, son las que me van a dirigir al camino de la felicidad.
(propuesto por Saioa Larruskain)

Saioa dijo...

Si debemos elegir cinco de estas 15 yo seleccionaría las siguientes: autoestima, competencia social, manejo del estress, empatía y felicidad.En mi oponión, la base de la inteligencia emocional está en la persona o individuo, por lo que es necesaría que la persona cuente de capacidades y habilidades necesarías que le posibiliten desenvolverse personalmente y socialmente ante difentes situaciones que se le van a presentar o que va a intentar lograr a lo largo de la vida. Por eso, es muy importante que la persona se sienta bien, se conozca, se valore, se quiera...estas emociones están relacionadas con la autoestima de cada uno. Por consiguiente, si la persona tiene un alto nivel de autoestima tendrá desarrolladas más habilidades y capacidades que le ayuden a desenvolverse en sociedad. De este modo, es muy importante la dimensión de competencia social. Hoy en día básico para poder lograr situaciones de éxito profesional o personal. La competencia social es básica para que la persona aprenda y de ese modo, se sienta competente en su entorno. Relacinado con esta dimensión podemos encontrar la del manejo del estress que hoy en día es indispensable en esta sociedad que vivimos. Una sociedad que se mueve y funciona más rápido que el reloj. En mi juicio, es básico y nesecario que como ciudadanos de una sociedad aprendemos a manejar las emociones que nos causan el estress, ya que si nos desbordamos y no autocontrolamos nuestras emociones en ciertas situaciones, se apoderará de nosotros el miedo causado por una falta de control de lo que sentimos y nuestra autoestima se verá afectada profundamente. Otra dimensión de gran importancia es la empatía, sin empatía es muy dificil llegar a los demás. Un aspecto importante de la competencia social es la capacidad de escucha activa de cada uno, la capacidad de empatía que tiene cada uno para lograr una comunicación efectiva. La empatía nos posibilita el sentir lo que la otra persona está sintiendo, poniéndonos en su lugar y escuchándola. Por lo que sin empatía a parte de no llegar a la otra persona,poco podremos aprender de las persona y de la sociedad.Y como quinta y última dimensión he elegido la felididad u optimismo, que en mi juicio es o debería de ser el objetivo fundamental de todas las personas. Como seres humanos tenemos que conocernos a nosotros mismos( autoestima), tenemos que entender a los demás y aprender a vivir en sociedad (competencia social, manejo de estrés y empatía) y todo esto para sentirnos felices. Al fin y al cabo, la felicitad es un modo de interpretar la vida, si yo quiero ser optimista, empiezo a practicar el optimismo, a utilizar un lenguaje positivo y veo la vida y los acontecimiento que en ella suceden con unos ojos optimistas seguro que me siento feliz.Claro que para eso necesito conocerme bien, saber bien dónde me encuentro o en dónde vivo y disponer de herramientas y conocimientos suficientes para saber gestionar mis emociones, que al fín, son las que me van a dirigir al camino de la felicidad.
(propuesto por Saioa Larruskain)

Saioa dijo...

Si debemos elegir cinco de estas 15 yo seleccionaría las siguientes: autoestima, competencia social, manejo del estress, empatía y felicidad.En mi oponión, la base de la inteligencia emocional está en la persona o individuo, por lo que es necesaría que la persona cuente de capacidades y habilidades necesarías que le posibiliten desenvolverse personalmente y socialmente ante difentes situaciones que se le van a presentar o que va a intentar lograr a lo largo de la vida. Por eso, es muy importante que la persona se sienta bien, se conozca, se valore, se quiera...estas emociones están relacionadas con la autoestima de cada uno. Por consiguiente, si la persona tiene un alto nivel de autoestima tendrá desarrolladas más habilidades y capacidades que le ayuden a desenvolverse en sociedad. De este modo, es muy importante la dimensión de competencia social. Hoy en día básico para poder lograr situaciones de éxito profesional o personal. La competencia social es básica para que la persona aprenda y de ese modo, se sienta competente en su entorno. Relacinado con esta dimensión podemos encontrar la del manejo del estress que hoy en día es indispensable en esta sociedad que vivimos. Una sociedad que se mueve y funciona más rápido que el reloj. En mi juicio, es básico y nesecario que como ciudadanos de una sociedad aprendemos a manejar las emociones que nos causan el estress, ya que si nos desbordamos y no autocontrolamos nuestras emociones en ciertas situaciones, se apoderará de nosotros el miedo causado por una falta de control de lo que sentimos y nuestra autoestima se verá afectada profundamente. Otra dimensión de gran importancia es la empatía, sin empatía es muy dificil llegar a los demás. Un aspecto importante de la competencia social es la capacidad de escucha activa de cada uno, la capacidad de empatía que tiene cada uno para lograr una comunicación efectiva. La empatía nos posibilita el sentir lo que la otra persona está sintiendo, poniéndonos en su lugar y escuchándola. Por lo que sin empatía a parte de no llegar a la otra persona,poco podremos aprender de las persona y de la sociedad.Y como quinta y última dimensión he elegido la felididad u optimismo, que en mi juicio es o debería de ser el objetivo fundamental de todas las personas. Como seres humanos tenemos que conocernos a nosotros mismos( autoestima), tenemos que entender a los demás y aprender a vivir en sociedad (competencia social, manejo de estrés y empatía) y todo esto para sentirnos felices. Al fin y al cabo, la felicitad es un modo de interpretar la vida, si yo quiero ser optimista, empiezo a practicar el optimismo, a utilizar un lenguaje positivo y veo la vida y los acontecimiento que en ella suceden con unos ojos optimistas seguro que me siento feliz.Claro que para eso necesito conocerme bien, saber bien dónde me encuentro o en dónde vivo y disponer de herramientas y conocimientos suficientes para saber gestionar mis emociones, que al fín, son las que me van a dirigir al camino de la felicidad.
(propuesto por Saioa Larruskain)

Saioa dijo...

Si debemos elegir cinco de estas 15 yo seleccionaría las siguientes: autoestima, competencia social, manejo del estress, empatía y felicidad.En mi oponión, la base de la inteligencia emocional está en la persona o individuo, por lo que es necesaría que la persona cuente de capacidades y habilidades necesarías que le posibiliten desenvolverse personalmente y socialmente ante difentes situaciones que se le van a presentar o que va a intentar lograr a lo largo de la vida. Por eso, es muy importante que la persona se sienta bien, se conozca, se valore, se quiera...estas emociones están relacionadas con la autoestima de cada uno. Por consiguiente, si la persona tiene un alto nivel de autoestima tendrá desarrolladas más habilidades y capacidades que le ayuden a desenvolverse en sociedad. De este modo, es muy importante la dimensión de competencia social. Hoy en día básico para poder lograr situaciones de éxito profesional o personal. La competencia social es básica para que la persona aprenda y de ese modo, se sienta competente en su entorno. Relacinado con esta dimensión podemos encontrar la del manejo del estress que hoy en día es indispensable en esta sociedad que vivimos. Una sociedad que se mueve y funciona más rápido que el reloj. En mi juicio, es básico y nesecario que como ciudadanos de una sociedad aprendemos a manejar las emociones que nos causan el estress, ya que si nos desbordamos y no autocontrolamos nuestras emociones en ciertas situaciones, se apoderará de nosotros el miedo causado por una falta de control de lo que sentimos y nuestra autoestima se verá afectada profundamente. Otra dimensión de gran importancia es la empatía, sin empatía es muy dificil llegar a los demás. Un aspecto importante de la competencia social es la capacidad de escucha activa de cada uno, la capacidad de empatía que tiene cada uno para lograr una comunicación efectiva. La empatía nos posibilita el sentir lo que la otra persona está sintiendo, poniéndonos en su lugar y escuchándola. Por lo que sin empatía a parte de no llegar a la otra persona,poco podremos aprender de las persona y de la sociedad.Y como quinta y última dimensión he elegido la felididad u optimismo, que en mi juicio es o debería de ser el objetivo fundamental de todas las personas. Como seres humanos tenemos que conocernos a nosotros mismos( autoestima), tenemos que entender a los demás y aprender a vivir en sociedad (competencia social, manejo de estrés y empatía) y todo esto para sentirnos felices. Al fin y al cabo, la felicitad es un modo de interpretar la vida, si yo quiero ser optimista, empiezo a practicar el optimismo, a utilizar un lenguaje positivo y veo la vida y los acontecimiento que en ella suceden con unos ojos optimistas seguro que me siento feliz.Claro que para eso necesito conocerme bien, saber bien dónde me encuentro o en dónde vivo y disponer de herramientas y conocimientos suficientes para saber gestionar mis emociones, que al fín, son las que me van a dirigir al camino de la felicidad.
(propuesto por Saioa Larruskain)

Saioa dijo...

Considero que las 15 dimensiones son necesarias para entender y poder comprender lo que es la inteligencia emocional, pero si debemos elegir cinco de estas 15 yo seleccionaría las siguientes: autoestima, competencia social, manejo del estress, empatía y felicidad.En mi oponión, la base de la inteligencia emocional está en la persona o individuo, por lo que es necesaría que la persona cuente de capacidades y habilidades necesarías que le posibiliten desenvolverse personalmente y socialmente ante difentes situaciones que se le van a presentar o que va a intentar lograr a lo largo de la vida. Por eso, es muy importante que la persona se sienta bien, se conozca, se valore, se quiera...estas emociones están relacionadas con la autoestima de cada uno. Por consiguiente, si la persona tiene un alto nivel de autoestima tendrá desarrolladas más habilidades y capacidades que le ayuden a desenvolverse en sociedad. De este modo, es muy importante la dimensión de competencia social. Hoy en día básico para poder lograr situaciones de éxito profesional o personal. La competencia social es básica para que la persona aprenda y de ese modo, se sienta competente en su entorno. Relacinado con esta dimensión podemos encontrar la del manejo del estress que hoy en día es indispensable en esta sociedad que vivimos. Una sociedad que se mueve y funciona más rápido que el reloj. En mi juicio, es básico y nesecario que como ciudadanos de una sociedad aprendemos a manejar las emociones que nos causan el estress, ya que si nos desbordamos y no autocontrolamos nuestras emociones en ciertas situaciones, se apoderará de nosotros el miedo causado por una falta de control de lo que sentimos y nuestra autoestima se verá afectada profundamente. Otra dimensión de gran importancia es la empatía, sin empatía es muy dificil llegar a los demás. Un aspecto importante de la competencia social es la capacidad de escucha activa de cada uno, la capacidad de empatía que tiene cada uno para lograr una comunicación efectiva. La empatía nos posibilita el sentir lo que la otra persona está sintiendo, poniéndonos en su lugar y escuchándola. Por lo que sin empatía a parte de no llegar a la otra persona,poco podremos aprender de las persona y de la sociedad.Y como quinta y última dimensión he elegido la felididad u optimismo, que en mi juicio es o debería de ser el objetivo fundamental de todas las personas. Como seres humanos tenemos que conocernos a nosotros mismos( autoestima), tenemos que entender a los demás y aprender a vivir en sociedad (competencia social, manejo de estrés y empatía) y todo esto para sentirnos felices. Al fin y al cabo, la felicitad es un modo de interpretar la vida, si yo quiero ser optimista, empiezo a practicar el optimismo, a utilizar un lenguaje positivo y veo la vida y los acontecimiento que en ella suceden con unos ojos optimistas seguro que me siento feliz.Claro que para eso necesito conocerme bien, saber bien dónde me encuentro o en dónde vivo y disponer de herramientas y conocimientos suficientes para saber gestionar mis emociones, que al fín, son las que me van a dirigir al camino de la felicidad.
(propuesto por Saioa Larruskain)

Saioa dijo...

Considero que las 15 dimensiones son necesarias para entender y poder comprender lo que es la inteligencia emocional, pero si debemos elegir cinco de estas 15 yo seleccionaría las siguientes: autoestima, competencia social, manejo del estrés, empatía y felicidad. En mi opinión, la base de la inteligencia emocional está en la persona, por lo que es necesario que la persona cuente de capacidades y habilidades que le posibiliten desenvolverse ante diferentes situaciones. Por eso, es muy importante que la persona se sienta bien, se conozca, se valore, se quiera...estas emociones están relacionadas con la autoestima. Por consiguiente, si la persona tiene un alto nivel de autoestima tendrá desarrolladas más habilidades y capacidades que le ayuden a desenvolverse en sociedad. De este modo, es muy importante la dimensión de competencia social. Hoy en día básico para poder lograr situaciones de éxito profesional o personal. La competencia social es básica para que la persona aprenda y de ese modo, se sienta competente en su entorno. Relacionado con esta dimensión podemos encontrar la del manejo del estrés que hoy en día es indispensable en esta sociedad que vivimos. Una sociedad que se mueve y funciona más rápido que el reloj. En mi juicio, es básico que aprendemos a manejar las emociones que nos causan estrés, ya que si nos desbordamos y no autocontrolamos nuestras emociones, en ciertas situaciones, se apoderará de nosotros el miedo causado por una falta de control de lo que sentimos. Otra dimensión de gran importancia es la empatía, sin empatía es muy difícil llegar a los demás. Un aspecto importante de la competencia social es la capacidad de escucha activa de cada uno, la capacidad de empatía que tiene cada uno para lograr una comunicación efectiva. La empatía nos posibilita el sentir lo que la otra persona está sintiendo, poniéndonos en su lugar y escuchándola. Por lo que sin empatía poco podremos aprender de las persona y de la sociedad. Como quinta y última dimensión he elegido la felicidad , que en mi juicio es o debería de ser el objetivo fundamental de todas las personas. Como seres humanos tenemos que conocernos a nosotros mismos( autoestima), tenemos que entender a los demás y aprender a vivir en sociedad (competencia social, manejo de estrés y empatía) y todo esto para sentirnos felices. Al fin y al cabo, la felicitad es un modo de interpretar la vida, si yo quiero ser optimista, empiezo a practicar el optimismo, a utilizar un lenguaje positivo y veo la vida y los acontecimiento que en ella suceden con unos ojos optimistas seguro que me siento feliz. Claro que para eso necesito conocerme bien, saber bien dónde me encuentro o en dónde vivo y disponer de herramientas y conocimientos suficientes para saber gestionar mis emociones, que al fin, son las que me van a dirigir al camino de la felicidad.
(propuesto por Saioa Larruskain)

Saioa dijo...

Considero que las 15 dimensiones son necesarias para entender y poder comprender lo que es la inteligencia emocional, pero si debemos elegir cinco de estas 15 yo seleccionaría las siguientes: autoestima, competencia social, manejo del estrés, empatía y felicidad. En mi opinión, la base de la inteligencia emocional está en la persona, por lo que es necesario que la persona cuente de capacidades y habilidades que le posibiliten desenvolverse ante diferentes situaciones. Por eso, es muy importante que la persona se sienta bien, se conozca, se valore, se quiera...estas emociones están relacionadas con la autoestima. Por consiguiente, si la persona tiene un alto nivel de autoestima tendrá desarrolladas más habilidades y capacidades que le ayuden a desenvolverse en sociedad. De este modo, es muy importante la dimensión de competencia social. Hoy en día básico para poder lograr situaciones de éxito profesional o personal. La competencia social es básica para que la persona aprenda y de ese modo, se sienta competente en su entorno. Relacionado con esta dimensión podemos encontrar la del manejo del estrés que hoy en día es indispensable en esta sociedad que vivimos. Una sociedad que se mueve y funciona más rápido que el reloj. En mi juicio, es básico que aprendemos a manejar las emociones que nos causan estrés, ya que si nos desbordamos y no autocontrolamos nuestras emociones, en ciertas situaciones, se apoderará de nosotros el miedo causado por una falta de control de lo que sentimos. Otra dimensión de gran importancia es la empatía, sin empatía es muy difícil llegar a los demás. Un aspecto importante de la competencia social es la capacidad de escucha activa de cada uno, la capacidad de empatía que tiene cada uno para lograr una comunicación efectiva. La empatía nos posibilita el sentir lo que la otra persona está sintiendo, poniéndonos en su lugar y escuchándola. Por lo que sin empatía poco podremos aprender de las persona y de la sociedad. Como quinta y última dimensión he elegido la felicidad , que en mi juicio es o debería de ser el objetivo fundamental de todas las personas. Como seres humanos tenemos que conocernos a nosotros mismos( autoestima), tenemos que entender a los demás y aprender a vivir en sociedad (competencia social, manejo de estrés y empatía) y todo esto para sentirnos felices. Al fin y al cabo, la felicitad es un modo de interpretar la vida, si yo quiero ser optimista, empiezo a practicar el optimismo, a utilizar un lenguaje positivo y veo la vida y los acontecimiento que en ella suceden con unos ojos optimistas seguro que me siento feliz.
(propuesto por Saioa Larruskain)

Saioa dijo...

Considero que las 15 dimensiones son necesarias para entender y poder comprender lo que es la inteligencia emocional, pero si debemos elegir cinco de estas 15 yo seleccionaría las siguientes: autoestima, competencia social, manejo del estrés, empatía y felicidad. En mi opinión, la base de la inteligencia emocional está en la persona, por lo que es necesario que la persona cuente de capacidades y habilidades que le posibiliten desenvolverse ante diferentes situaciones. Por eso, es muy importante que la persona se sienta bien, se conozca, se valore, se quiera...estas emociones están relacionadas con la autoestima. Por consiguiente, si la persona tiene un alto nivel de autoestima tendrá desarrolladas más habilidades y capacidades que le ayuden a desenvolverse en sociedad. De este modo, es muy importante la dimensión de competencia social. Hoy en día básico para poder lograr situaciones de éxito profesional o personal. La competencia social es básica para que la persona aprenda y de ese modo, se sienta competente en su entorno. Relacionado con esta dimensión podemos encontrar la del manejo del estrés que hoy en día es indispensable en esta sociedad que vivimos. Una sociedad que se mueve y funciona más rápido que el reloj. En mi juicio, es básico que aprendemos a manejar las emociones que nos causan estrés, ya que si nos desbordamos y no autocontrolamos nuestras emociones, en ciertas situaciones, se apoderará de nosotros el miedo causado por una falta de control de lo que sentimos. Otra dimensión de gran importancia es la empatía, sin empatía es muy difícil llegar a los demás. Un aspecto importante de la competencia social es la capacidad de escucha activa de cada uno, la capacidad de empatía que tiene cada uno para lograr una comunicación efectiva. La empatía nos posibilita el sentir lo que la otra persona está sintiendo, poniéndonos en su lugar y escuchándola. Por lo que sin empatía poco podremos aprender de las persona y de la sociedad. Como quinta y última dimensión he elegido la felicidad , que en mi juicio es o debería de ser el objetivo fundamental de todas las personas. Como seres humanos tenemos que conocernos a nosotros mismos( autoestima), tenemos que entender a los demás y aprender a vivir en sociedad (competencia social, manejo de estrés y empatía) y todo esto para sentirnos felices. Al fin y al cabo, la felicitad es un modo de interpretar la vida, si yo quiero ser optimista, empiezo a practicar el optimismo, a utilizar un lenguaje positivo y veo la vida y los acontecimiento que en ella suceden con unos ojos optimistas seguro que me siento feliz.
(propuesto por Saioa Larruskain)

Saioa dijo...

Si debemos elegir cinco de estas 15 yo seleccionaría las siguientes: autoestima, competencia social, manejo del estrés, empatía y felicidad. La base de la inteligencia emocional está en la persona, por lo que es necesario que la persona cuente de capacidades y habilidades que le posibiliten desenvolverse ante diferentes situaciones. Por eso, es muy importante que la persona se sienta bien, se conozca, se valore, se quiera...estas emociones están relacionadas con la autoestima. Por consiguiente, si la persona tiene un alto nivel de autoestima tendrá desarrolladas más habilidades y capacidades que le ayuden a desenvolverse en sociedad y así mayor posibilidad de ser competente socialmente hoy en día básico para poder lograr situaciones de éxito profesional o personal. La competencia social es básica para que la persona aprenda y de ese modo, se sienta competente en su entorno. Relacionado con esta dimensión podemos encontrar la del manejo del estrés que hoy en día es indispensable en esta sociedad que vivimos. Una sociedad que se mueve y funciona más rápido que el reloj. En mi juicio, es básico que aprendemos a manejar las emociones que nos causan estrés, ya que si nos desbordamos, se apoderará de nosotros el miedo causado por una falta de control de lo que sentimos. Otra dimensión de gran importancia es la empatía, sin empatía es muy difícil llegar a los demás. Un aspecto importante de la competencia social es la capacidad de escucha activa de cada uno, la capacidad de empatía que tiene cada uno para lograr una comunicación efectiva. La empatía nos posibilita el sentir lo que la otra persona está sintiendo, poniéndonos en su lugar y escuchándola. Por lo que sin empatía poco podremos aprender de las persona y de la sociedad. Como quinta y última dimensión he elegido la felicidad , que en mi juicio es o debería de ser el objetivo fundamental de todas las personas. Como seres humanos tenemos que conocernos a nosotros mismos( autoestima), tenemos que entender a los demás y aprender a vivir en sociedad (competencia social, manejo de estrés y empatía) y todo esto para sentirnos felices. Al fin y al cabo, la felicitad es un modo de interpretar la vida, si yo quiero ser optimista, empiezo a practicar el optimismo, a utilizar un lenguaje positivo y veo la vida y los acontecimiento que en ella suceden con unos ojos optimistas seguro que me siento feliz. (propuesto por Saioa Larruskain)

Saioa dijo...

Si debemos elegir cinco de estas 15 yo seleccionaría las siguientes: autoestima, competencia social, manejo del estrés, empatía y felicidad. La base de la inteligencia emocional está en la persona, por lo que es necesario que la persona cuente de capacidades y habilidades que le posibiliten desenvolverse ante diferentes situaciones. Por eso, es muy importante que la persona se sienta bien, se conozca, se valore, se quiera...estas emociones están relacionadas con la autoestima. Por consiguiente, si la persona tiene un alto nivel de autoestima tendrá desarrolladas más habilidades y capacidades que le ayuden a desenvolverse en sociedad y así mayor posibilidad de ser competente socialmente, hoy en día básico para poder lograr situaciones de éxito profesional o personal. La competencia social es básica para que la persona aprenda y de ese modo, se sienta competente en su entorno. También el manejo del estrés es indispensable en esta sociedad que vivimos. Una sociedad que se mueve y funciona más rápido que el reloj. En mi juicio, es básico que aprendemos a manejar las emociones que nos causan estrés, ya que si nos desbordamos se apoderará de nosotros el miedo causado por una falta de control de lo que sentimos. Otra dimensión base es la empatía, sin ella es muy difícil llegar a los demás. La empatía nos posibilita el sentir lo que la otra persona está sintiendo, poniéndonos en su lugar y escuchándola. Por lo que sin empatía poco podremos aprender de las persona y de la sociedad. Como quinta y última dimensión he elegido la felicidad, que en mi juicio es o debería de ser el objetivo fundamental de todas las personas. Como seres humanos tenemos que conocernos a nosotros mismos( autoestima), tenemos que entender a los demás y aprender a vivir en sociedad (competencia social, manejo de estrés y empatía) y todo esto para sentirnos felices. Al fin y al cabo, la felicitad es un modo de interpretar la vida, si yo quiero ser optimista, empiezo a practicar el optimismo, a utilizar un lenguaje positivo y veo la vida y los acontecimiento que en ella suceden con unos ojos optimistas seguro que me siento feliz. (propuesto por Saioa Larruskain)

Saioa dijo...

Si debemos elegir cinco de estas 15 yo seleccionaría las siguientes: autoestima, competencia social, manejo del estrés, empatía y felicidad. La base de la inteligencia emocional está en la persona, por lo que es necesario que la persona cuente de capacidades y habilidades que le posibiliten desenvolverse ante diferentes situaciones. Por eso, es muy importante que la persona se sienta bien, se conozca, se valore, se quiera...estas emociones están relacionadas con la autoestima. Por consiguiente, si la persona tiene un alto nivel de autoestima tendrá desarrolladas más habilidades y capacidades que le ayuden a desenvolverse en sociedad y así mayor posibilidad de ser competente socialmente, hoy en día básico para poder lograr situaciones de éxito profesional o personal. La competencia social es básica para que la persona aprenda y de ese modo, se sienta competente en su entorno. También el manejo del estrés es indispensable en esta sociedad que vivimos. Una sociedad que se mueve y funciona más rápido que el reloj. En mi juicio, es básico que aprendemos a manejar las emociones que nos causan estrés, ya que si nos desbordamos se apoderará de nosotros el miedo causado por una falta de control de lo que sentimos. Otra dimensión base es la empatía, sin ella es muy difícil llegar a los demás. La empatía nos posibilita el sentir lo que la otra persona está sintiendo, poniéndonos en su lugar y escuchándola. Por lo que sin empatía poco podremos aprender de las persona y de la sociedad. Como quinta y última dimensión he elegido la felicidad, que en mi juicio es o debería de ser el objetivo fundamental de todas las personas. Como seres humanos tenemos que conocernos a nosotros mismos( autoestima), tenemos que entender a los demás y aprender a vivir en sociedad (competencia social, manejo de estrés y empatía) y todo esto para sentirnos felices. Al fin y al cabo, la felicitad es un modo de interpretar la vida.(propuesto por Saioa Larruskain)

Leví dijo...

Desde mi punto de vista, las 5 dimensiones más importantes en este ámbito, seguirían un proceso lógico.
En primer lugar, considero necesario ser consciente de la emoción que se está sintiendo por un lado, y de las que los demás sienten, por el otro, para después poder seguir actuando en consecuencia. Es decir, la faceta de percepción emocional en uno mismo y en los otros será fundamental y básica para desenvolverse con cierta “inteligencia” en este campo.
Posteriormente hay dos dimensiones que seguirían a la percepción emocional, por una parte la autoregulación de las emociones y, por otra, la regulación interpersonal, ya que ser consciente de las mismas sin un control posterior, resulta vano y contraproducente en la expresión de las mismas. Es preciso aprender esta autoregulación de forma específica como fuente de mejora personal y relacional.
De alguna forma acabo de hablar de expresión emocional, que sería el siguiente paso y dimensión a tener en cuenta. La expresión adecuada del estado emocional consciente y controlado ayuda a manejar con éxito las relaciones sociales y además tiene en cuenta otras dimensiones citadas en el post (empatía, asertividad…)
Finalmente creo que este proceso debe articularse dentro de una dimensión optimista que proyecte las relaciones con sus fracasos y ventajas hacia un futuro esperanzador e ilusionante, animando en la mejora de las relaciones sociales y la satisfacción personal.
En resumen: conciencia emocional + autoregulación + regulación emocional interpersonal + expresión adecuada de las emociones + optimismo.

(propuesto por LEVÍ GÓMEZ SESMERO)

Anónimo dijo...

Aunque todas las facetas citadas son importantes, las que mas me gustan o considero más interesantes a tener en cuenta son:
Autoestima
Autorregulación emocional
Empatía
Motivación
Adaptabilidad

La Autoestima creo que es el rasgo por excelencia. Es la autovaloración de uno mismo, de la propia personalidad, de las actitudes y de las habilidades, que son los aspectos que constituyen la base de la identidad personal. Se construye desde que somos pequeños e influye tremendamente en la manera de actuar, de relacionarnos, etc
Autorregulación emocional.- Pensar antes de actuar, seria la máxima con la que empezaría a comentar éste rasgo. Ser capaz de controlar nuestras propias emociones es fundamental a la hora de relacionarnos en general, pero en el ámbito laboral es imprescindible.
La empatía, ponerse en el lugar del otro, escuchar antes que hablar, reconocer los sentimientos individuales de cada uno, en el otro…..entender sus motivaciones, actitudes, capacidades y manteniendo una escucha proactiva para comprender y captar mejor el mensaje que nos quiere transmitir .Eso no significa estar de acuerdo en todo con el otro, se puede fomentar el espíritu crítico pero sin perder la empatía y respetando, eso sí, la posición del interlocutor. Pienso que una persona empática se conoce mejor a si misma.
La Motivación, querer hacer algo con gusto, irradiar energía positiva cuando hacemos algo, y conseguir transmitirlo a nuestro entorno. Conseguir ponerle ganas e intentar arrastrar a los otros en el intento. Sentirse bien con lo que uno esta haciendo.
Adaptabilidad, es actualmente la palabra mágica sobre todo en el ámbito laboral. Por cierto siempre va unidad a otra: Flexibilidad, cuando se habla de la capacidad de adaptación inmediatamente después se habla de la flexibilidad, creo que están muy relacionadas. Y que son muy necesarias en todos los ámbitos.
(propuesto por GEMA SÁNCHEZ DELGADO)

Anónimo dijo...

Entre las 15 dimensiones de la inteligencia emocional rasgo, las 5 más importantes, a mi juicio son: la autoestima, el manejo del estrés, la empatía, la adaptabilidad y las habilidades en relación. Justificaré mi opinión relacionando estas dimensiones seleccionadas, con el contexto laboral de las personas.

El termino autoestima se define, según la RAE como la percepción emocional profunda que las personas tienen de sí mismas. Puede expresarse como el amor hacia uno mismo. En un contexto laboral, creo importante que cada persona sepa valorar su trabajo, ya que suele ser muy común en el ámbito empresarial, que el personal directivo destaque o ponga en valor, más los aspectos negativos que los positivos de un determinado trabajo. La autoestima es muy valiosa en este contexto para la propia autosatisfacción o autorrealización del trabajador.

El manejo del estrés también me parece fundamental. La sociedad actual tiende a desarrollar mucho estrés en el ser humano, que se ve cada vez más presionado por conseguir objetivos, alcanzar nuevas metas, superarse…. El saber manejar el estrés, puede resultar muy positivo ya que afecta seriamente a la salud y al bienestar del ser humano.

La empatía se define como la identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro. El saber captar los sentimientos de los demás puede resultar fundamental ya que permite “humanizar” las relaciones laborales que en ocasiones carecen de la misma. Creo que la persona emocionalmente inteligente (sobre todo en un directivo empresarial) utilizará su capacidad de empatía, por ejemplo, en la resolución de conflictos.

Por otra parte, considero importante la adaptabilidad como dimensión de la inteligencia emocional ya que la sociedad actual se encuentra en permanente mutación. A nivel laboral, la inestabilidad en un puesto de trabajo, conlleva saber adaptarse a cualquier situación.

Las habilidades en relación son otra dimensión que me parece destacable de las otras quince. El ser humano, viviendo en sociedad, se encuentra continuamente en interacción con otros seres humanos. Desarrollar esta habilidad a lo largo de la vida resulta fundamental ya que permite mejorar las relaciones con el prójimo, afectando a todos los niveles en la vida del ser humano (social, personal, laboral…).


(propuesto por Emmanuelle Daniau)
módulo orientación y fortmación en CSE

ANGÉLICA dijo...

Para mí las cinco dimensiones de la inteligencia emocional rasgo más importantes son:

-Autoconocimiento:Que es saber que se siente en cada momento, es decir conocer los propios estados internos, preferencias, recursos e intuiciones, y utilizar esas preferencias para orientar nuestra toma de decisiones; tener una idea realista de nuestras habilidades, fortalezas, debilidades y una bien basada confianza en uno mismo.

-Autorregulación o control de sí mismo: Que consiste en manejar las emociones, es decir los propios estados internos, impulsos y recursos. De modo que faciliten la tarea entre manos, en vez de estorbarla; ser escrupulosos y demorar la gratificación en pos de los objetivos; recobrarse bien de las tensiones emocionales.

-Automotivación: Que hace referencia a la capacidad de utilizar nuestras preferencias más profundas para orientarnos y avanzar hacia los objetivos, para tomar iniciativas y ser efectivos y para perseverar frente a los contratiempos y las frustraciones. Se manifiesta en las personas que muestran un gran entusiasmo por su trabajo y por el logro de las metas por encima de la simple recompensa económica, con un alto grado de iniciativa y compromiso, y con gran capacidad optimista en la consecución de los objetivos.

- Empatía: Que es la capacidad de percibir lo que sienten los demás, es decir, la captación de sentimientos, necesidades e intereses ajenos, ser capaces de ver las cosas desde su perspectiva y cultivar la afinidad con una amplia diversidad de personas. Las personas empáticas normalmente tienen mucha popularidad y reconocimiento social.

-Habilidades sociales: Que es la habilidad para inducir en los otros las respuestas deseables, es decir, manejar bien las emociones en una relación e interpretar adecuadamente las situaciones y las redes sociales; interactuar sin dificultad; utilizar estas habilidades para persuadir, dirigir y liderar, negociar y resolver disputas, para la cooperación y el trabajo en equipo.

(Propuesto por Angélica del Viejo Rico, Programa Orientación en competencias)

ANGÉLICA dijo...

Para mí las cinco dimensiones de la inteligencia emocional rasgo más importantes son:

-Autoconocimiento:Que es saber que se siente en cada momento, es decir conocer los propios estados internos, preferencias, recursos e intuiciones, y utilizar esas preferencias para orientar nuestra toma de decisiones; tener una idea realista de nuestras habilidades, fortalezas, debilidades y una bien basada confianza en uno mismo.

-Autorregulación o control de sí mismo: Que consiste en manejar las emociones, es decir los propios estados internos, impulsos y recursos. De modo que faciliten la tarea entre manos, en vez de estorbarla; ser escrupulosos y demorar la gratificación en pos de los objetivos; recobrarse bien de las tensiones emocionales.

-Automotivación: Que hace referencia a la capacidad de utilizar nuestras preferencias más profundas para orientarnos y avanzar hacia los objetivos, para tomar iniciativas y ser efectivos y para perseverar frente a los contratiempos y las frustraciones. Se manifiesta en las personas que muestran un gran entusiasmo por su trabajo y por el logro de las metas por encima de la simple recompensa económica, con un alto grado de iniciativa y compromiso, y con gran capacidad optimista en la consecución de los objetivos.

- Empatía: Que es la capacidad de percibir lo que sienten los demás, es decir, la captación de sentimientos, necesidades e intereses ajenos, ser capaces de ver las cosas desde su perspectiva y cultivar la afinidad con una amplia diversidad de personas. Las personas empáticas normalmente tienen mucha popularidad y reconocimiento social.

-Habilidades sociales: Que es la habilidad para inducir en los otros las respuestas deseables, es decir, manejar bien las emociones en una relación e interpretar adecuadamente las situaciones y las redes sociales; interactuar sin dificultad; utilizar estas habilidades para persuadir, dirigir y liderar, negociar y resolver disputas, para la cooperación y el trabajo en equipo.

(Propuesto por Angélica del Viejo Rico, Programa Orientación en competencias)

LauraB dijo...

De estas 15 facetas emocionales, las 5 que destacaría son: la percepción emocional (en uno mismo y en los demás), expresión emocional, la autorregulación emocional, habilidades de relación y asertividad, siguiendo un poco el modelo de Mayer y Salovey. Las demás facetas también me parecen muy importantes, pero considero que pueden desarrollarse a partir de las que menciono.

Por Inteligencia Emocional entiendo la capacidad de gestionar adecuadamente nuestras emociones de manera que nos aporten bienestar, teniendo en cuenta también las de los demás. Y considero que la gestión emocional se produce a partir de las facetas que destaco.

Las emociones, sean agradables o desagradables, nos afectan personalmente y a nuestra manera de percibir y a veces a nuestra manera de actuar, no podemos negarlo, por eso me parece importante ser capaces de tener conciencia de lo que estamos sintiendo (percepción emocional), y de poder expresarlo (expresión emocional) sin tener que negar lo que sentimos.
El expresar las emociones de manera adecuada también es muy importante para la buena relación con los demás (autorregulación emocional), por ejemplo en un momento de enfado, el no dejarse llevar por la ira y ser capaz de expresarlo verbalmente será lo más adecuado para nuestro bienestar y el de los demás.
Las habilidades de relación nos permiten tener relaciones más favorables con los otros e incluso reconocer en los otros, a través de sus expresiones faciales o porque nos lo comuniquen, emociones que un día sentimos nosotros, en cierto modo nos reconocemos en los otros, y con una adecuada retroalimentación puede producirse empatía y mejora de la confianza.
Y la asertividad es la capacidad de comunicarse de una manera eficiente, sin agresividad ni pasividad, ser capaces de decir aquello que queremos decir de la manera más adecuada lo cual es satisfactorio para nosotros, aumentando nuestra autoestima. La asertividad favorece que las relaciones interpersonales sean más satisfactorias.

La adecuada gestión de las emociones producen menos frustraciones a la persona, y por tanto más optimismo y bienestar. O aunque se produzcan la propia persona es capaz de entenderlas, saber porque se siente así, es capaz de aceptar lo que siente sin necesidad de negarlo, puede expresarlo. Con el desarrollo de estas capacidades se desarrolla una conciencia analítica que permite buscar soluciones y alternativas. Por ejemplo al saber que las emociones agradables producen reacciones fisiológicas más positivas y saludables, y el saber como se pueden desarrollar permite a la persona tener un cierto control de sus emociones, lo que produce una cierta satisfacción vital.

(Propuesto por Laura Baz)

INÉS CASTILLO dijo...

La inteligencia emocional puede definirse, según el propio Goleman, como la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones. Con ello, el desarrollo de las 15 dimensiones de la IE rasgo que aquí son referidas es importante en tanto contribuye a la mejora de nuestras relaciones tanto personales como profesionales, si bien, he elegido aquéllas que, según mi opinión, considero más significativas, teniendo en cuenta que el desarrollo de todas ellas parece una tarea necesaria para contribuir de forma positiva al bienestar personal y social de la persona en cualquier contexto.
En concreto, voy a referirme a:
 Autoestima: Si la autoestima es el sentimiento de valía hacia la propia persona que se manifiesta por la aceptación y valoración del yo, la motivación, el trato con dignidad y el amor hacia uno mismo, podemos decir que es el pilar sobre el que se sustenta nuestra felicidad. Es importante que la persona trate de desarrollar esta dimensión de la IE de forma adecuada para alcanzar el nivel de Autoestima suficiente para su desarrollo y éxito personal.
 Asertividad: podemos definirla como el comportamiento que fomenta la igualdad en las relaciones humanas, permitiendo actuar en defensa de los intereses propios, defendernos sin ansiedad injustificada, expresar sincera y agradablemente nuestros sentimientos y poner en práctica nuestros derechos personales respetando los derechos de los demás (Alberti y Emmons, 1970). De esta definición se desprende la importancia del desarrollo de esta dimensión de la IE en tanto que ayuda a ser uno mismo, a no tener miedo ni vergüenza de nuestras convicciones y a defenderlas con entusiasmo sin menospreciar ni mostrar agresividad frente a quienes no las compartan.
 Empatía: El constructo empatía habla de "sentir en", es decir, sentir dentro del otro (Repetto, 1997). Significaría entender lo que otras personas sienten, ponerse en el lugar de la otra persona, saber escuchar a los demás y entender lo que nos dicen más allá de las palabras. La empatía requiere, cuanto menos, saber interpretar las emociones ajenas, percibir las preocupaciones o los sentimientos del otro y responder a ellos, siendo el desarrollo de esta dimensión fundamental para establecer relaciones sociales y vínculos personales, particularmente en el contexto profesional, donde se hace indispensable a la hora de crear ambientes de trabajo adecuados.
 Optimismo: El optimismo y la esperanza son estados que reflejan una gran expectativa de que las cosas, en general, irán bien en la vida, a pesar de los retrasos, dificultades y frustraciones. Desde el punto de vista de la inteligencia emocional, el optimismo es una cualidad que impulsa a las personas a no caer en la apatía, desesperanza o depresión. Desde el enfoque de la atribución causal, el optimismo se relaciona con la forma en que las personas se explican a sí mismas sus éxitos y fracasos y, por tanto, tiene un efecto profundo en la forma en que las mismas enfocan la vida. Así, los optimistas consideran que los fracasos son debidos a causas modificables y, por lo tanto, en la siguiente ocasión en que afronten una situación parecida pueden llegar a triunfar. Los pesimistas, por el contrario, culpan del fracaso a alguna característica personal que es imposible modificar. El desarrollo de esta dimensión de la IE rasgo, por tanto, influye de forma muy positiva en la motivación y en los resultados.
 Manejo del estrés: Podemos definir el estrés como una situación de tensión tanto física como psicológica que se produce en situaciones específicas que son consideradas como difíciles o inmanejables, de forma que las personas, dependiendo de diferentes factores como la edad, o el nivel socio-cultural, entre otros, pueden percibir diferentes situaciones como estresantes. El manejo del estrés implica controlar y reducir la tensión que se produce en dichas situaciones y por tanto supone un efecto beneficioso a la hora de afrontarlas.
(propuesto por INÉS CASTILLO)

Ana I. Lozano dijo...

Basándome en el domino muestral de la IE rasgo identificado en el modelo de Petrides y Furnham (2001), las cinco dimensiones que considero más importantes son:
- la valoración o percepción emocional de uno mismo y de los demás,
- la autoestima,
- la automotivación ,
- la empatía y
- la asertividad.
A lo largo de nuestra trayectoria vital, en los ámbitos personal, social, formativo y laboral, vamos a tener que tomar múltiples decisiones, y pienso que la presencia de estos rasgos de personalidad favorecen que la persona adopte un comportamiento orientado a la satisfacción y cumplimiento de sus metas personales, a la vez que se sienta integrado y valorado por su medio social.
En el contexto educativo, centrándonos en el diseño de programas de educación socioemocional que parten de la valoración de la IE rasgo del alumnado, creo que son factores determinantes en la predicción de su desempeño y de su adaptación, y en base a ellos debería girar la adaptación de las propuestas de intervención, pues la meta final de estos programas debe ser contribuir al desarrollo integral de los niños y adolescentes y promover su bienestar físico, psíquico y social.
Dos competencias clave en las que debe centrarse la educación formal en la actualidad son “Conocerse para quererse”, y “quererse para ser feliz”, y creo que el diagnóstico del perfil de los alumnos en las dimensiones rasgo enunciadas, serían las claves para conocer al alumnado y cómo trabajar con ellos para desarrollar su inteligencia emocional y sus competencias socioemocionales en el ámbito escolar.
(propuesto por Ana I. Lozano)